Cartagena (Colombia), 12 dic (EFE).- La canciller argentina, Susana Malcorra, dijo hoy que el Gobierno del presidente Mauricio Macri asumirá en los foros internacionales una posición de defensa de los derechos humanos y buscará construir relaciones maduras, sin ideologías, con sus vecinos y potencias como Estados Unidos y China.

Malcorra, que hoy participa en la reunión de cancilleres iberoamericanos en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, su primera actividad oficial en el exterior, recordó en una entrevista con la Agencia Efe y el diario El País que Macri «va a mantener una posición de principios, de derechos humanos, de libertades».

«Eso va a ser algo que vamos a decir y a mantener en todos los foros del mundo. No se puede adherir a la Carta de los Derechos Humanos y después no estar expresando claramente una visión en línea con eso», afirmó.

Sobre el caso de Venezuela, en el cual Macri llegó a sugerir antes de las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre la activación de la llamada «cláusula democrática» del Mercosur, por una supuesta falta de libertades y la situación de los presos políticos, la canciller dijo que los hechos mostraron que no había necesidad de ese extremo.

«Las elecciones han mostrado que el pueblo venezolano tomó una decisión, una decisión muy fuerte, y que el Gobierno (del presidente Nicolás Maduro) aceptó esa decisión. Entonces el disparador de la cláusula democrática no está allí», expresó.

Según la ministra, «Argentina va a jugar el rol que creemos que tiene que jugar tanto en la región como en el mundo, con una visión constructiva, con una visión de tratar de ayudar a resolver problemas, de nuevo desde el mantenimiento de los principios», enfatizó.

Sobre los vínculos con Estados Unidos, que en la época del presidente Carlos Menem (1989-1999) fueron definidos por su canciller, Guido Di Tella, como «relaciones carnales», una cercanía que luego se perdió, Malcorra afirmó hoy que «ni uno ni lo otro, algo en el medio».

«Uno no puede negar que Estados Unidos es la primera potencia del mundo, entonces cualquier país del mundo tiene que reconocer la importancia de una relación madura con Estados Unidos, así como la importancia de una relación madura con China, que uno no puede dejar de reconocer que es una economía con un potencial de crecimiento enorme y con una creciente influencia en el mundo», dijo.

En ese orden de ideas, Argentina quiere «plantear con Estados Unidos y con el resto del mundo una agenda en la cual construyamos sobre objetivos comunes que van a ser muchísimos», y trabajar para solucionar diferencias en vez de enfatizarlas.

Al ser preguntada sobre si el cambio de Gobierno en Argentina supone una modificación del panorama ideológico latinoamericano, la canciller dijo que no hay que «ideologizar» ni «generalizar».

«Yo creo que los pueblos eligen a sus gobiernos y como tal ejercen la democracia», dijo, y aseguró que hacer una «extrapolación» sobre si el resultado electoral en Argentina es «un movimiento más global» o un «cambio de ciclo» en Latinoamérica no es procedente.

Según Malcorra, «lo que es importante es que independientemente de esa expresión de cada uno de los pueblos, haya una clara convicción, que es la que tiene el presidente Macri, de trabajar de manera integrada».

«Eso es fundamental para nosotros, es una de las razones por las cuales yo estoy en la cancillería. Él (Macri) ha pautado que quiere usar la conexión con el mundo como un vehículo para desarrollar al país, para dar más oportunidades a nuestra gente. Y esto no es una cuestión ideológica, esto es una cuestión de concretar y lograr resultados para la gente», afirmó.

Sobre las relaciones con los vecinos, destacó que Macri visitó Brasilia y Santiago de Chile en un mismo día, siendo aún presidente electo, una señal de la importancia que concede a esos dos países amigos.

«Este es un claro gesto de que Brasilia es un socio privilegiado, no lo vamos a negar, es un socio histórico nuestro en el Mercosur, pero también reconoce que el pueblo chileno y el Gobierno de Chile son también un elemento significante entre la construcción de los puentes entre el océano Pacífico y el océano Atlántico», añadió.

Sobre el Mercosur, bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, Malcorra aseguró que Macri ha dicho claramente que «no va a despreciar ninguna de las oportunidades y eso no significa que se deje de lado las que ya existen».

«El Mercosur, al contrario, hay que reforzarlo, ese fue el tema central de la reunión con la presidenta (de Brasil, Dilma) Rousseff, de hacer del Mercosur una dinámica distinta, de destrabar las múltiples trabas que ha tenido últimamente y de asegurarnos que la integración sea mucho más aspiracional de lo que ha sido hasta ahora y al mismo tiempo que sea esa el vehículo para integrarse con otros (bloques) como es la Unión Europea», apostilló.