Buenos Aires, 27 oct (EFE).- El presidente argentino, Mauricio Macri transmitió hoy un mensaje de unidad al reconocer que «la diversidad fue una prueba» para la coalición gobernante Cambiemos y expresó su intención de trabajar para ampliar las bases.

Así se expresó Macri tras la reunión de la Mesa Nacional de Cambiemos, el frente oficialista que llegó al poder por primera vez en diciembre de 2015 y que integran Propuesta Republicana (PRO), la Unión Cívica Radical (UCR), la Coalición Cívica, FE y otras fuerzas en el Edificio Lahusen de la Capital Federal, informaron hoy fuentes oficiales.

«Llegamos, ganamos y estamos acá y eso significa que aprendimos a escucharnos, a dialogar, a tenernos paciencia, a tratar de entender que es lo que le pasa al otro», expresó el presidente.

En este sentido, y según especificó la agencia estatal de noticias Télam, Macri insistió en que la «la diversidad fue una prueba para todos» y explicó que Argentina necesita «construir esos puentes» entre el presente y la «potencialidad» que tienen como futuro.

«Eso nos obliga a extremar la generosidad y el esfuerzo del trabajo en equipo dentro de Cambiemos y con el resto de la sociedad», puntualizó.

En esta reunión el presidente quiso dar un «mensaje de unidad y de aliento para llevar soluciones concretas a los argentinos, a través de políticas basadas en la confianza, la verdad y el compromiso por el hacer», explicaron desde el frente Cambiemos.

El presidente argentino insistió en la necesidad de seguir ampliando la base «para los que quieran y entiendan que este es el camino, que el enemigo no está entre los argentinos, sino en la pobreza, en el narcotráfico que nos amenaza y en la capacidad de educar a nuestros chicos para que tengan un mejor futuro».

Con ello coincidió el exsenador Ernesto Sanz, quien expresó que, «el gran compromiso de Cambiemos es ampliar la base de sustentación popular, cambiar la situación de fractura y desunión social».

Por otra parte, Macri sostuvo que la mayoría de los argentinos no quiere conflictos, saben de la herencia recibida luego de los doce años de Gobiernos kirchneristas, de los obstáculos y a su juicio, les llevará «largos años en la construcción».

«Tenemos que rendir cuentas todos los días y la transparencia es central para construir autoridad moral para conducir», afirmó.

El presidente, quien compartió la mesa con la líder de la Coalición Cívica, la diputada Elisa Carrió, y los principales dirigentes de las fuerzas que componen la coalición, abogó por que Cambiemos «continúe en un círculo virtuoso, construyendo todos los días un poco más».