Sao Paulo, 28 oct (EFE).- Los partidos políticos, el Congreso y la Presidencia de la República son las instituciones menos valoradas por los brasileños, según un informe divulgado hoy por la Fundación Getúlio Vargas, que ubica al frente de esta clasificación a las Fuerzas Armadas.

Solo el 7 % de los encuestados tiene confianza en los partidos políticos de Brasil, seguido del Congreso, que alcanza el 10 %, y la Presidencia (11 %) que encabeza Michel Temer de forma efectiva desde el pasado 31 de agosto, fecha en la que el Senado decidió apartar del poder a Dilma Rousseff al culminar un juicio político.

Por el contrario, las instituciones que gozan de mayor prestigio en el país son las Fuerzas Armadas (59 %), la Iglesia Católica (57 %) y la prensa escrita (37 %), señaló la investigación.

Brasil es el país con mayor número de católicos del mundo con el 64,6 % de la población, aunque los evangélicos han aumentado más de un 60 % entre 2002 y 2012.

Prácticamente solo una de cada tres personas confía en la Justicia (29 %), dato que se complementa con el hecho de que el 76 % de los entrevistados percibe que es “fácil desobedecer la ley en Brasil”, según el informe.

Otras instituciones con porcentajes bajos son las redes sociales Facebook y Twitter (23 %), los sindicatos (24 %) y la Policía (25 %), entre otras, mientras que la Fiscalía (36 %), las grandes empresas (34 %) y las cadenas televisión (33 %) se sitúan con mayor grado de confianza que las tres anteriores.

El Índice de Confianza en la Justicia fue elaborado por la Escuela de Derecho de Sao Paulo de la Fundación Getúlio Vargas, que entrevistó a 1.650 residentes en las capitales y regiones metropolitanas de Brasilia, Amazonas, Bahía, Minas Gerais, Pernambuco, Río de Janeiro, Río Grande do Sul y Sao Paulo.

Los datos se recogieron durante el primer semestre del año por lo que no están reflejados los hipotéticos efectos que produjo la destitución de Dilma Rousseff o los últimos escándalos de corrupción relacionados con el envío a prisión del ahora expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha.