Lima, 13 oct (EFE).- El Congreso de Perú aprobó hoy la ley contra el transfuguismo que impide que los legisladores que renuncien o sean expulsados de sus bancadas puedan adherirse o crear otro grupo parlamentario.

La norma fue aprobada en el pleno del Congreso por 70 votos a favor y 36 en contra, a iniciativa de la bancada mayoritaria de Fuerza Popular, el partido de la excandidata presidencial Keiko Fujimori.

El presidente de la Comisión de Constitución, Miguel Torres, de Fuerza Popular, recordó al sustentar el proyecto que entre el 2001 y el 2016 se formaron 14 grupos parlamentarios distintos a los que fueron elegidos en las elecciones legislativas.

En ese periodo hubo 96 renuncias de los legisladores a las bancadas por los cuales fueron elegidos en el Parlamento.

La primera renuncia a una bancada en el actual Congreso peruano (2016-2021) fue la de Yeni Vilcatoma a Fuerza Popular hace unas semanas, después de haber sido sometida a un proceso disciplinario por enfrentamientos con sus colegas de bancada.

No obstante, Torres admitió que “el transfuguismo fue incentivado y proliferado en la década de los 90”, en alusión a los miles de dólares que le pagó el exasesor presidencial Vladimiro Montesinos a diversos legisladores para que apoyaran la reelección del entonces presidente, Alberto Fujimori.

Los llamados “vladivideos” documentaron estos actos de corrupción y desataron un escándalo que significó el fin del Gobierno de Fujimori, además del destape de una enorme red de corrupción en el Estado.

La nueva ley establece que los renunciantes o expulsados de sus partidos de origen no podrán integrar otro grupo parlamentario ni formar uno nuevo, a menos que se disuelva el partido o alianza por el que resultó elegido.

Vilcatoma votó en contra del proyecto y afirmó que no es “una paria” porque tiene el respaldo de los ciudadanos que votaron por ella en los comicios.

La legisladora fue retirada de las cinco comisiones que integraba, como representante del fujimorismo, y no ha logrado ser adherida a ninguna bancada.

La legisladora del Frente Amplio Indira Huilca afirmó que el proyecto “no combate el transfuguismo con la vacancia, solo silencia a congresistas que renuncian o son expulsados”, lo cual consideró totalmente arbitrario.

El congresista Yohny Lescano, del partido Acción Popular, opinó que “la cúpula de Fuerza Popular tiene miedo. Lo que quieren evitar es que sus parlamentarios se sigan yendo”.

En el mismo sentido, la parlamentaria Marisa Glave del izquierdista Frente Amplio se quejó de que “es una ley mordaza” porque “se está eliminando el derecho a la disidencia”.

Una delegación de legisladores de Acción Popular, el Frente Amplio y Alianza para el Progreso anunciaron que presentarán una acción de inconstitucionalidad contra el proyecto de ley.