Santiago de Chile, 28 oct (EFE).- Los empleados públicos chilenos, que hoy cumplen la última jornada de una huelga de tres días en demanda de mejoras salariales, anunciaron que retomarán la movilización el próximo miércoles, tras un fin de semana largo en el país austral, anunciaron fuentes sindicales.

Al sábado y domingo se sumarán como días de descanso el lunes, por la celebración del Día Nacional de las Iglesias Evangélicas, y el martes, por el Día de todos los santos.

Durante esos días, los Servicios Públicos de Salud atenderán normalmente, dijo a Radio Cooperativa el portavoz de la Mesa Negociadora del sector, Carlos Insunza, que sin embargo no garantizó que sean retiradas cientos de toneladas de basura que se acumulan en Santiago Centro y otras localidades en que la recolección está a cargo de trabajadores municipales, que están en huelga.

El miércoles, cuando se reanudará la movilización, se reiniciará también el debate parlamentario del proyecto de aumento salarial enviado por el Gobierno al Congreso, de un 3,2 % y algunos beneficios adicionales.

Los trabajadores, por su parte, demandan una subida de las remuneraciones del 7,0 % a partir de diciembre próximo.

«Vamos a retomar el paro nacional el próximo miércoles, cuando se reinicie la tramitación legislativa, con la disposición clara de que podamos buscar un espacio de acercamiento», dijo Insunza.

«Los trabajadores del Estado tenemos disposición a buscar un acuerdo en estas materias», añadió el dirigente, que admitió que las huelgas del sector «implican siempre complejidades para los ciudadanos y ciudadanas, usuarios y usuarias del servicio público».

Según las organizaciones gremiales, la huelga ha tenido una participación superior al 90 % de los empleados públicos desde que comenzó, el pasado miércoles.

Este viernes se sumaron a la movilización los trabajadores del Registro Civil, que en los días anteriores se habían limitado a retrasar un par de horas el inicio de la atención al público, aunque sus dirigentes dijeron que continuarán atendiendo casos de urgencia, como la entrega de pasaportes y la inscripción de defunciones.