Buenos Aires, 15 dic (EFE).- El MSC Splendida, un imponente crucero de 16 pisos de altura con capacidad para albergar a unos 4.000 turistas, atracó hoy en el puerto de Buenos Aires, que hasta ahora no había recibido un barco de este tamaño.

Procedente de la ciudad brasileña de Santos, el buque recorrió diversos puertos de Brasil y Uruguay hasta llegar a Buenos Aires, un paseo de lujo de siete días cuyo precio varía entre los 4.000 y los 6.000 euros (4.360 a 6.540 dólares).

Cerca de veinte bares y restaurantes, una discoteca, numerosas piscinas y jacuzzis y espectáculos musicales son algunas de las atracciones más jugosas de este crucero, que estará anclado en el puerto de Buenos Aires hasta mañana, miércoles.

“Es un orgullo y una oportunidad para el turismo en Argentina”, afirmó a Efe el director ejecutivo de MSC Cruceros, Roberto Fusaro, quien explicó que para hacer llegar el barco hasta el puerto han tenido que afrontar “más de un año de trabajo” entre el personal técnico y la Prefectura argentina (guardacostas).

Dentro del barco, las zonas de ocio se dividen en “experiencias temáticas”, adaptadas a las preferencias de los viajeros y, además de los servicios habituales de un crucero, los pasajeros pueden disfrutar de un simulador 4D, una pista de bowling o de una sala de cine.

Luis, quien disfruta de la lectura de un libro en una de las tumbonas frente a las piscinas de la cubierta, con vistas a la ciudad de fondo, asegura que la experiencia es “totalmente recomendable”.

A punto de entrar al barco, Jose, quien viaja por cuarta vez en el crucero, dice que la música, las piscinas y todo el ocio te hacen entrar “en un mundo diferente”.