Buenos Aires, 17 dic (EFE).- El líder de la poderosa Confederación General del Trabajo (CGT) de Argentina, Hugo Moyano, afirmó hoy esa central sindical no permitirá que el levantamiento de las restricciones a las operaciones con divisas decidido este miércoles impacte en los salarios de los trabajadores.

“La única realidad es que así no se podía seguir”, dijo Moyano en relación con el llamado “cepo al dólar” que estuvo vigente en Argentina desde 2001 y fue levantado ayer por el Gobierno de Mauricio Macri, quien asumió el pasado 10 de diciembre.

No obstante, el líder sindical insistió en que lo importante es que “esta medida no afecte al poder adquisitivo del salario”, para evitar que, como ocurrió en los años 90, bajo el mandato de Carlos Menem, los trabajadores paguen las consecuencias de las decisiones políticas.

Moyano subrayó que los trabajadores no están dispuestos a perder poder adquisitivo con una inflación elevada que “va a estar alrededor del 30 %” y confió en que el nuevo ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mantenga el compromiso de negociar los convenios colectivos “sin techo”, es decir sin un límite de subida salarial.

“Fue el gobierno pasado (de Cristina Fernández) y parte del gobierno de los 90 quienes remataron el país”, denunció el sindicalista, quien reprochó la “hipocresía” del Ejecutivo saliente por criticar la medida sin haber actuado cuando estaba en el poder.

El peso argentino se depreció un 41,8 % en la cotización del estatal Banco Nación, en las primeras horas de operación de los mercados tras el levantamiento a las restricciones cambiarias anunciadas el miércoles por el Gobierno.