Nueva York, 20 abr (EFE).- El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, defendió hoy en Nueva York la importancia de los ajustes económicos en marcha e su país y aseguró que van por el buen camino a pesar de las protestas en contra del Gobierno.

Levy destacó el apoyo que las medidas han encontrado en el Congreso y aseguró que «la gente entiende que esto es esencial para poner a Brasil en una nueva senda de crecimiento».

En ese sentido, mostró su confianza en que el país consiga su objetivo de un superávit primario del 1,2 % del Producto Interno Bruto (PIB).

El ministro, que participó en un foro económico organizado por Bloomberg, consideró positivo que estas políticas sean objeto de un debate profundo para que el producto final sea «realmente sólido», y restó importancia a las protestas en las calles.

Según Levy, las manifestaciones simplemente demuestran la libertad de expresión que hay en Brasil, algo que consideró «muy saludable».

«Lo que la gente quiere de verdad es un buen gobierno, no necesariamente más gasto», opinó.

Además, el ministro brasileño defendió la necesidad de perseverar en el curso decidido por el Gobierno y destacó el apoyo de los empresarios a las reformas que se están impulsando.

Respecto a la inflación, que según las últimas expectativas estará claramente por encima del techo límite del 6,5 %, Levy abogó por mantener la «vigilancia» para frenar el avance de los precios, que, según dijo, está dañando tanto a las clases con menos recursos como a las empresas.

El ministro se refirió además a las consecuencias del caso de corrupción destapado en Petrobras y reconoció que pueden afectar a la confianza de los inversores, pero se mostró convencido de que se superarán.

En este sentido, confió en que la presentación de los resultados auditados de 2014 de la petrolera estatal, que está prevista para esta semana, supondrá «otro paso en la reconstrucción y reparación de Petrobras».

Levy recordó además que las personas que cometieron irregularidades han terminado en prisión y que se está llevando a cabo un profundo cambio en la forma en que se gestiona la empresa.