Bogotá, 10 may (EFE).- Los manifestantes y las autoridades locales de Cali llegaron en la madrugada de este lunes a un acuerdo para levantar un bloqueo en la principal entrada a esa ciudad colombiana, mientras que la minga (marcha) indígena anunció la apertura de un corredor humanitario por 24 horas.

En el decimotercer día de protestas, precedido por una jornada en la que supuestos civiles armados dispararon contra la minga e hirieron a 10 guardias indígenas, los diálogos terminaron con la decisión de desbloquear el Paso del Comercio, una carretera que además de ser la principal entrada a la ciudad la conecta con la vecina Palmira, donde está ubicado el aeropuerto internacional.

«Se va a desbloquear el Puente del Comercio y debe ser garantía de la institucionalidad que no exista acción violenta contra estos jóvenes que van a desbloquear, desde ya, el puente», expresó el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, en una declaración esta madrugada junto a un grupo de jóvenes que protestan allí desde hace 13 días.

Las autoridades y los manifestantes firmaron el acuerdo tras unos diálogos que contaron con el apoyo de las embajadas de Alemania, Bélgica, España, Portugal y la Unión Europea, así como de la Misión de la ONU en Colombia.

«Hemos observado la firma del acuerdo de la Alcaldía de Cali y autoridades locales con jóvenes para el desbloqueo del Paso del Comercio. Es importante usar el diálogo para avanzar en la garantía de derechos humanos», expresó la representante en Colombia de la alta comisionada de la ONU para los DD.HH., Juliette de Rivero.

Las movilizaciones en Colombia comenzaron en contra de la ya retirada reforma tributaria del Gobierno pero continúan contra un intento de reformar la salud, contra la brutalidad policial y la compleja situación de inseguridad.

En Cali es donde se han vivido los hechos más violentos, sobre todo entre el 30 de abril y el 3 de mayo, con episodios de brutalidad policial contra los manifestantes que han dejado 35 muertos, según organizaciones sociales.