Río de Janeiro, 6 jun (EFE).- Un total de 16 empresas, entre las que figuran varias de las mayores petroleras del mundo, están habilitadas para disputar la subasta de este jueves en que Brasil ofrecerá derechos para explotar cuatro gigantescas reservas en aguas profundas del océano Atlántico.

La lista de habilitadas la encabezan, además de la brasileña Petrobras, las británicas BP Energy y Shell, las estadounidenses Chevron y ExxonMobil, la francesa Total y la noruega Statoil, según informó hoy la Agencia Nacional del Petróleo (ANP, regulador).

Igualmente están inscritas para la subasta la española Repsol, la colombiana Ecopetrol, la alemana DEA Deutsche Erdoel AG, la portuguesa Petrogal, la malaya Petronas, la brasileña Queiroz Galvao, la qatarí QPI y las corporaciones chinas CNODC y CNOOC.

De estas empresas tan sólo la alemana DEA Deutsche Erdoel AG y la malaya Petronas aún no operan en Brasil.

En la subasta serán ofrecidas licencias para la exploración y la explotación de las áreas conocidas como Itaimbezinho, Tres Marias, Dois Irmãos y Uirapuru, ubicadas en el presal de las cuencas marinas de Campos y de Santos, frente al litoral de los estados de Río de Janeiro y Sao Paulo.

Las reservas calculadas para estas cuatro áreas suman unos 5.000 millones de barriles de hidrocarburos.

Esta será la cuarta vez que Brasil ofrecerá a las multinacionales la oportunidad de adjudicarse derechos para explotar áreas en el presal, un horizonte de explotación en aguas muy profundas ubicado por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor y cuyas gigantescas reservas pueden convertir al país en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.

Por contar con enormes yacimientos ya probados de hidrocarburos en el presal, Brasil no ofrece licencias para explotar estas reservas en el régimen de concesión, en el que la petrolera paga por el derecho y se apropia de toda la producción, sino en el de régimen de sociedad, en que, además de pagar por el derecho, el vencedor de la subasta tiene que compartir el crudo que extraiga con el Estado.

El vencedor de las subastas por derechos en el presal es la empresa que se comprometa a darle la mayor participación de su producción al Estado.

La licitación establece que el vencedor en la disputa por Uirapuru tendrá que ofrecerle al Estado una participación de al menos el 22,18 % de su producción, porcentaje que se reduce al 16,43 % para Dois Irmaos, al 8,32 % para Tres Marias y al 7,07 % para Itaimbezinho.

En cuanto al valor, la empresa que se adjudique la licencia para explotar Uirapuru tendrá que pagar 2.650 millones de reales (unos 716,2 millones de dólares) por los derechos, la vencedora de Dois Irmaos 400 millones de reales (unos 108,1 millones de dólares), la de Tres Marias 100 millones de reales (unos 27,1 millones de dólares) y la de Itaimbezinho 50 millones de reales (unos 13,5 millones de dólares).

La ANP, por lo mismo, espera recaudar 3.200 millones de reales (unos 864,9 millones de dólares) con la subasta en caso de que las cuatro áreas sean concedidas.

Brasil tiene prevista otra subasta para adjudicar derechos en el presal el 28 de septiembre, en la que serán ofrecidas también cuatro áreas: Saturno, Tita, Pau-Brasil y Sudoeste de Tartaruga Verde.

Hasta ahora Brasil solo ha otorgado licencias para la explotación de seis áreas en el presal.

La primera subasta fue realizada en octubre de 2013, cuando el Gobierno concedió derechos sobre un yacimiento a un consorcio integrado por Petrobras (40 %), Total (20 %), Shell (20 %) y las corporaciones chinas CNPC (10 %) y CNOOC (10 %).

Las otras seis áreas fueron subastadas en octubre del año pasado en un concurso en el que recaudó 6.150 millones de reales (unos 1.921,87 millones de dólares) por las licencias que ofreció a diferentes consorcios, tres de los cuales encabezados por Petrobras y los otros tres liderados por Shell.