Asunción, 29 may (EFE).- Unas 35.000 personas se han visto afectadas por las inundaciones que sufre el departamento de Ñeembucu (sur de Paraguay), donde 16 distritos están aislados a consecuencia de las lluvias continuadas entre abril y mayo, dijo hoy a Efe el portavoz de la Gobernación departamental, Héctor Griffith.

Griffith explicó que las lluvias han producido el desborde de lagunas, esteros y arroyos del departamento y han anegado pueblos y cultivos, afectando a la producción familiar de los ciudadanos y al acopio de alimentos.

“Muchos (ciudadanos) están afectados por la falta de suministros”, remarcó Griffith.

Desde el 9 de mayo que se declaró la situación de emergencia en Ñeembucu, los agentes de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) han acudido al lugar en varias ocasiones para suministrar alimentos a los pobladores.

Sin embargo, la situación en algunas compañías que se encuentran totalmente aisladas por las inundaciones preocupa a la Gobernación, según la fuente, ya que es imposible acceder con vehículos.

Incluso se han tenido que emplear tractores para el traslado de alimentos y medicinas porque los caminos y las rutas están anegados por la subida de las aguas.

El río Paraguay, que bordea el departamento por su límite occidental, tiene una altura de caudal de 7,12 metros cuando la media para estas fechas debería de situarse en torno a 5 metros.

Además, las previsiones meteorológicas, dijo Griffith, no son demasiado alentadoras, ya que se prevé que las lluvias continúen, aunque de forma más moderada, por una semana o más.

Las inundaciones en Ñeembucú afectaron a finales de abril a unas 29.000 personas que desde entonces no han podido recuperarse de los daños ocasionados en sus hogares y medios de vida tras las intensas lluvias caídas, que se han prolongado hasta la fecha.

El departamento de Ñeembucú está delimitado por los ríos Paraguay y Paraná, ambos fronterizos con Argentina.