Buenos Aires, 25 abr (EFE).- La tasa de delitos en Argentina creció un 10,2 % entre 2008 y 2015, de acuerdo con datos difundidos hoy por el Ministerio de Seguridad del país suramericano.

Las cifras surgen de un trabajo de “reconstrucción” de las estadísticas sobre inseguridad realizado por el Gobierno de Mauricio Macri, al frente del Ejecutivo desde diciembre pasado.

En Argentina no se publicaban estadísticas oficiales de este tipo desde 2008 y el trabajo realizado ahora por el Ministerio de Seguridad logró obtener cifras sobre delitos correspondientes a 2014 y 2015.

Por ello, el documento estadístico presentado hoy tiene un “agujero” de información que va desde 2009 hasta 2013.

“Vinimos a mostrar nuevamente, después de muchos años de ausencia, las encuestas criminales de la República Argentina”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en la presentación del informe.

Bullrich adelantó que durante este año se realizará una “encuesta nacional de victimización y sobre la percepción de seguridad ciudadana” con una base de 40.000 casos.

La ministra de Seguridad repasó los datos estadísticos reconstruidos y atribuyó la ausencia de información durante los últimos años al “gran crecimiento” de los diferentes tipos de delitos que se produjo en el país.

En concreto, el documento de Seguridad muestra que en 2008 se contabilizaron 3.298 delitos por cada 100.000 habitantes, mientras que en 2014 esa tasa se incrementó hasta los 3.750 y bajó hasta los 3.636 en 2015, una variación que supuso un aumento del 10,2 % entre 2008 y 2015.

La proyección se mantuvo en los homicidios registrados en esa franja de tiempo: en 2008 se contabilizaron seis homicidios dolosos por cada 100.000 habitantes, frente a una tasa de 6,6 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015.

Para la ministra, la ausencia de información de los crímenes durante los últimos años condujo a una “subestimación” de la percepción de la inseguridad provocada, según entendió, por la idea concebida por el anterior Ejecutivo de la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) de que “reportar menos” hace creer que “el delito no existe”.

Así, a la luz de las estadísticas reveladas ahora, afirmó que Argentina es hoy “un país violento”, con numerosos “enfrentamientos” en una “sociedad crispada”, algo que, según explicó, se ve reflejado sobre todo en los datos de las amenazas denunciadas, que crecieron un 38 % entre 2008 y 2015.

Otro dato destacado es el importante volumen de homicidios culposos en accidentes de tráfico, que se mantuvo estable durante los últimos ocho años superando los 10 homicidios por cada 100.000 habitantes, cifras que, según el barómetro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sitúan al país en estado de “epidemia”.

Bulrrich, quien estuvo acompañada en la rueda de prensa por el secretario de Seguridad e Interior, Gerardo Milman, se comprometió a una serie de puntos en materia de estadística criminal, que pasan por homologar un sistema de recogida y publicación de datos nacional “de calidad y confiable”.

En respuesta a los periodistas, Bullrich se refirió al desarrollo de la causa que investiga la fiesta de música electrónica que se cobró la vida de cinco personas el pasado 16 de abril en Buenos Aires y se mostró dispuesta a comparecer en el Parlamento para aclarar sus responsabilidades si así lo solicita el Congreso.