Buenos Aires, 10 abr (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, viajará hoy a Panamá para participar en la Cumbre de las Américas, con una agenda de asuntos propios marcada por el recalentamiento de la disputa con el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas.

Según confirmaron hoy a Efe fuentes oficiales, Fernández partirá en las próximas horas rumbo a Panamá, donde ya está el canciller argentino, Héctor Timerman, quien hoy sostuvo que la mandataria «seguramente» planteará la cuestión de los Malvinas ante los oros jefes de Estado y de Gobierno de América.

Este jueves el Gobierno argentino denunció judicialmente a cinco empresas petroleras por explorar «ilegalmente» en las cercanías de las islas Malvinas, que están bajo dominación británica desde 1833 y cuya soberanía reclama el país suramericano.

El Ejecutivo de Cristina Fernández también citó al embajador británico, John Freeman, para exigirle explicaciones por supuestas acciones de espionaje contra el país relacionadas con la disputa sobre las islas, después de que su homóloga argentina, Alicia Castro, fuera convocada al Foreign Office (Cancillería de Reino Unido).

En declaraciones a la prensa en Panamá difundidas por el Gobierno argentino, Timerman dijo hoy que el Gobierno argentino espera que la Justicia «condene a quien usurpa y roba lo que es parte de las riquezas naturales de la Argentina» en referencia a la exploración de petróleo en el área de Malvinas.

«La exploración es una violación a las resoluciones de las Naciones Unidas que impiden la exploración y explotación de zonas donde hay una disputa de soberanía», afirmó Timerman.

A su juicio, «esta política de exploración es digna de un país que cree que puede imponer una práctica colonialista en cualquier lugar a pesar de estar en el siglo XXI».

Según informó hoy el Gobierno argentino en su sitio web, durante la reunión de cancilleres en el marco de la Cumbre de las Américas el único representante que mencionó la cuestión de las Malvinas y el aumento de la militarización británica en el archipiélago que denuncia Argentina ha sido el venezolano.

Por su parte, la embajadora argentina en Londres reveló detalles de su citación por parte del secretario de la Cancillería británica, Simon Fraser.

«Al funcionario le pregunté si esto era humor británico o una paradoja política. No se puede creer que nos recriminen a nosotros, como si fuésemos aún una colonia», dijo Alicia Castro en declaraciones radiales.

Según la embajadora, Fraser dijo que Londres «lamentaba» que la presidenta argentina, Cristina Fernández, hubiera denunciado el pasado 2 de abril, en el acto por los 33 años del inicio de la guerra de Malvinas, un incremento de la presencia militar británica en las islas.

«Me dijeron que lamentaban que Cristina anunciara el aumento de la militarización y me dijo que estaban sorprendidos por sus dichos. El funcionario me mencionó que esto ocurrió especialmente en época de elecciones», dijo Castro.

Argentina y el Reino Unido libraron e 1982 una guerra por las Malvinas, en la que murieron 900 personas, en su mayoría combatientes de las tropas argentinas que desembarcaron en las islas, las cuales se rindieron en junio de ese año.

El Gobierno británico rechaza negociar la soberanía de las islas con el argumento de que la decisión corresponde a los malvinenses, que se pronunciaron en 2013 a favor de seguir siendo británicos en un referéndum no reconocido internacionalmente.