Río de Janeiro, 6 may (EFE).- La Policía ocupó hoy una favela en el centro de la ciudad brasileña de Río de Janeiro en la que al menos tres intensos tiroteos dejaron anoche seis muertos, entre ellos un policía, y cuatro heridos, dos de ellos agentes, informaron fuentes oficiales.

Las principales calles de la barriada del Morro da Providencia, considerada la favela más antigua de Brasil, fueron ocupadas este viernes por agentes del Batallón de Operaciones Especiales (Bope) de la Policía Militarizada, que buscan a los responsables por el tiroteo que provocó la muerte de un sargento de esa unidad y dejó heridos a dos de sus miembros.

El clima de tensión en la barriada, ubicada junto a la estación principal de trenes urbanos de la ciudad y en la que viven unas 5.000 personas, obligó a las autoridades a mantener cerradas las puertas de dos escuelas y dos guarderías públicas, lo que dejó a 975 alumnos sin clases.

Según un comunicado divulgado por el Bope, los incidentes comenzaron al final de la tarde del jueves, cuando un grupo de ese cuerpo de elite de la Policía realizaba “una operación de inteligencia” en la barriada a bordo de un vehículo no identificado como perteneciente a la corporación.

De acuerdo con la nota, un grupo de desconocidos tiroteó a los uniformados que estaban en el vehículo en un primer enfrentamiento en el que murió el sargento y quedaron heridos sus dos compañeros, que siguen internados pero fuera de peligro.

En el mismo enfrentamiento murieron tres supuestos pistoleros junto a cuyos cuerpos fueron encontradas tres armas.

El Bope informó también que en un segundo enfrentamiento con otros cinco sospechosos murió un supuesto delincuente más, al que también se le encontró una pistola.

Otro presunto pistolero falleció y dos quedaron heridos en un tercer intercambio de disparos, tras el cual la Policía incautó otras dos pistolas.

El Morro da Providencia es uno de los beneficiarios del proyecto de “pacificación” lanzado por el gobierno regional de Río de Janeiro en 2009 con la intención de retomar varias de las favelas que antes eran controladas por bandas de narcotraficantes.

En las barriadas retomadas han sido instalados puestos permanentes de Policía conocidos como Unidades de Policía Pacificadora (UPP).

La meta de la gobernación de Río de Janeiro era instalar UPP en la mayoría de las grandes favelas antes de los Juegos Olímpicos que la ciudad organizará en agosto próximo, pero ese objetivo no fue cumplido en algunas de las barriadas.