Bogotá, 3 nov (EFE).- El Frente Amplio por la Paz, que aglutina a organizaciones sociales y políticas de la izquierda colombiana, anunció hoy que viajará la próxima semana a La Habana para ayudar a que continúe el alto el fuego unilateral de las FARC, que según la guerrilla peligra por el aumento de acciones militares en su contra.

La delegación del Frente buscará “hacer un trabajo de incidencia por el mantenimiento de este cese unilateral”, iniciado el pasado 20 de julio, indicó en un comunicado.

Además, esperan colaborar en el objetivo de que los negociadores del Gobierno y la guerrilla “avancen hacia el cese bilateral” que las partes buscan conseguir para el próximo diciembre.

Para cumplir estos propósitos, el Frente pidió “un diálogo” con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, así como el apoyo de sectores políticos y sociales al alto el fuego unilateral.

La delegación que viajará a Cuba contrastará las advertencias de las FARC sobre el riesgo de no poder continuar con el alto el fuego unilateral debido a los operativos militares.

Esta comprobación se hará con una metodología específica pero también de forma presencial en algunas regiones de Colombia especialmente golpeadas por el conflicto armado, tales como Caquetá, Meta, Catatumbo, Cauca y el Urabá chocoano.

El Frente advirtió que, a falta de contrastar datos, algunas de las denuncias presentadas por la guerrilla coinciden con sus investigaciones a la hora de señalar “tendencias peligrosas para el proceso de paz”, entre las que destacan “el aumento de la presencia paramilitar y el aumento del pie de fuerza”.

Hoy se inicia en La Habana un nuevo ciclo de conversaciones entre el Gobierno y las FARC, que buscarán avanzar hacia un cese el fuego bilateral y definitivo que sirva de prolegómeno a la firma final de la paz, prevista para antes del próximo 23 de marzo.