Buenos Aires, 15 nov (EFE).- Los precios al consumidor en Argentina registraron en octubre pasado un alza del 5,4 % y acumularon en los primeros diez meses del año una subida del 39,5 %, con lo que el país se encamina a cerrar el año con un nivel de inflación que no se registraba desde la crisis de 2002.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos reveló hoy en un informe que la inflación dio en octubre un salto interanual del 45,9 %.

La marca del 5,4 % respecto de septiembre es la segunda más alta en lo que va del año, después del récord del 6,5 % verificado en el noveno mes del año, lo que denota que la inflación se mantiene en altos niveles, pese a la leve desaceleración de octubre.

De acuerdo al informe oficial, los bienes tuvieron el pasado mes una variación positiva del 5,8 % en comparación con septiembre, mientras que los servicios aumentaron un 4,6 %, con alzas por encima de la media en ítems clave como los alimentos, los combustibles y el transporte.

El dato oficial de la inflación de octubre aún se ve impactado por la fuerte depreciación que ha sufrido el peso argentino este año, en particular en mayo y en agosto, meses de fuerte turbulencia en el mercado cambiario argentino.

En lo que va de año, el precio del dólar estadounidense ha acumulado una subida del 95 % en la plaza cambiaria local, lo que impacta de lleno en los precios de bienes y servicios en el país suramericano.

Con esta evolución de los precios, la inflación se acerca a los niveles más duros de la severa crisis que estalló en Argentina a finales de 2001 y que provocó en 2002 un incremento acumulado en los precios del 40,9 %, con un pico del 10,4 % en abril de ese año.

Si supera ese nivel, como marca habría que remontarse al 84 % verificado en 1991, último año del ciclo de la “hiperinflación” en Argentina.

Los analistas que mes a mes consulta el Banco Central argentino para elaborar su informe de expectativas elevaron a inicios de este mes las previsiones de inflación para este año al 47,5 4,8 %, 2,7 puntos porcentuales más que lo pronosticado en octubre.

Los expertos de referencia del Banco Central calculan que para los próximos doce meses el avance de los precios acumule un aumento del 30,6 %, con una inflación para todo 2019 del 27,8 %.

El Banco Central, que en septiembre abandonó una fracasada política monetaria basada en metas de inflación, dijo hoy en un informe que espera que el nuevo régimen monetario adoptado “permita acotar la incertidumbre, recuperar el ancla sobre las expectativas de inflación y retomar el sendero de disminución en la tasa de variación del nivel general de precios de la economía”.

El Gobierno de Mauricio Macri, que en sus dos primeros años de gestión registró una inflación del 40 % en 2016 y del 24,8 % en 2017, ha establecido una previsión presupuestaria de aumento de precios al consumidor del 23 % para el próximo año.

El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, ha reconocido este martes que la inflación registrada en octubre ha sido “anormalmente alta”, pero aseguró que en noviembre se verá “una fuerte desaceleración en la tasa de crecimiento de los precios”.

“La inflación (de noviembre) ya va a ser sustantivamente más baja que la de octubre”, aseveró el ministro en un encuentro organizado por la Comisión Nacional de Valores de Argentina.