Sao Paulo, 31 ago (EFE).- La industria brasileña tendrá un crecimiento “moderado” en los dos próximos años y solo mantendrá esa línea debido al buen comportamiento de la demanda exterior, ya que el consumo interno aún es “débil”, informó hoy la agencia Moody’s.

Moody’s proyecta un aumento en la producción industrial del 1 % en 2017 y del 2,2 % en 2018, lo que “ofrecerá a las empresas locales una mejora modesta de los indicadores, que están en niveles muy débiles”.

“La baja renta disponible, el desempleo elevado, la débil confianza del consumidor y las empresas y la cautela de los bancos locales, junto a la demanda doméstica, limitarán una recuperación sustentada del sector industrial brasileño hasta por lo menos 2019”, apuntó la agencia de calificación de riesgo en un comunicado.

El crecimiento previsto para este año se sustentará gracias a las “exportaciones de vehículos, mineral de hierro y petróleo”, agregó la información.

Según Moody’s, la producción de aparatos electrónicos, productos textiles, máquinas y equipamientos solo aumentó en los seis primeros del año por “eventos extraordinarios” y no por “mejoras amplias y duraderas.

Para la agencia, “el crecimiento en algunos segmentos en particular representa apenas una recuperación pequeña y gradual dentro de una base baja y débil”.

La producción industrial, uno de los principales motores del país, se redujo un 6,6 % en 2016, en su tercer año consecutivo de crecimiento negativo.

La producción de las fábricas del país ya se había desplomado un 8,3 % en 2015, su peor resultado en doce años, y un 3,0 % en 2014, según datos oficiales del Gobierno brasileño.

La caída en la producción industrial es reflejo de la grave crisis económica que atraviesa el gigante suramericano que, en los dos últimos años, ha registrado un retroceso acumulado en su Producto Interno Bruto (PIB) de más del siete por ciento.

En 2016, la economía brasileña cayó el 3,6 %, dato que se suma al descenso del 3,8 % registrado en 2015, con lo que encadenó dos años consecutivos en recesión, algo que no ocurría desde la década de 1930.