Bogotá, 21 jun (EFE).- La Iglesia católica de Colombia pidió hoy al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y a la cúpula del Ejército de Liberación Nacional (ELN) concertar el cese al fuego a propósito de la visita que el papa Francisco realizará al país el próximo mes de septiembre.

“Lo que nosotros queremos es que esas negociaciones que están en marcha se aceleren y lleguen a buen término. Desafortunadamente en Colombia hemos tomado la vía siempre de los procesos enormemente largos, difíciles y complejos en los que a menudo se pierde el norte”, señaló el cardenal primado de Colombia, Rubén Salazar, en declaraciones a periodistas en Bogotá.

Asimismo, el prelado urgió a los insurgentes y al Gobierno a “acelerar” el proceso negociador con tal de lograr que este ofrezca pronto “resultados concretos” como el desarme “definitivo” del ELN y la desmovilización de sus miembros.

“Como iglesia estamos siempre dispuestos a mediar donde sea necesario para conseguir la liberación de los secuestrados y aminorar los dolores y tragedias que trae la guerra”, concluyó Salazar, preguntado por si el clero estaría dispuesto a facilitar la liberación de los dos periodistas holandeses secuestrados en Colombia el pasado sábado.

Salazar es uno de los firmantes de un comunicado en el que el clero colombiano exhorta a “convenir” un acuerdo bilateral de “cese al fuego y hostilidades” con el ELN.

Lo anterior sería, precisaron, una “expresión de su voluntad, común con la del pueblo colombiano, de acoger al santo padre y de darle la bienvenida a su persona y a su mensaje” poco antes de que el papa Francisco visite el país el próximo mes de septiembre.

El pontífice visitará las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena de Indias entre el 6 y el 10 de septiembre.

Por ello, en el texto conocido este miércoles se alentó “al diálogo hacia un acuerdo final entre las partes que, con la participación de la sociedad y la terminación de la confrontación armada que ella implica, se viene buscando en la mesa de Quito”.

El texto lo firman el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor Luis Castro; el cardenal Rubén Salazar, primado del país; el vicepresidente de la CEC, monseñor Óscar Urbina; el secretario general de la CEC, monseñor Elkin Álvarez, y el arzobispo de Cali y miembro de la Comisión Episcopal para los diálogos con el ELN, Darío de Jesús Monsalve.

El ELN, la segunda guerrilla en importancia en Colombia después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), explora un proceso de paz en Quito con el Gobierno nacional.