Buenos Aires, 17 jul (EFE).- El jefe de Gabinete de Argentina, Aníbal Fernández, acusó hoy al juez Claudio Bonadio, apartado este jueves de una causa que afecta a la familia de la presidenta argentina, Cristina Fernández, de haber hecho un «desaguisado fenomenal» en la investigación que estaba a su cargo.

«Lo que hizo el juez es un desaguisado fenomenal», sostuvo el jefe de ministros en su habitual contacto con la prensa.

Según el jefe de Gabinete, la sala I de la Cámara Federal de Buenos Aires dispuso apartar a Bonadio de la investigación de presuntas irregularidades administrativas en Hotesur, firma gestora de un lujoso hotel en la Patagonia del cual Cristina Fernández es accionista, porque el magistrado «quiso designar peritos sin decir quiénes eran ni para que los quería».

Esa pretensión, según Aníbal Fernández, afectaba el «derecho a la defensa» de los involucrados en la causa.

La Cámara Federal desplazó a Bonadio a partir de un pedido realizado por la defensa de Romina Mercado, presidenta y directora titular del directorio de Hotesur, hija de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y sobrina de Cristina Fernández.

«Es un hecho jurídico y la Cámara se expidió jurídicamente, con seriedad, con respeto», consideró el jefe de Gabinete.

Bonadio había ordenado el pasado lunes diferentes operativos en la sureña provincia de Santa Cruz para recolectar pruebas para la causa, incluyendo un allanamiento a la inmobiliaria del hijo de la presidenta, Máximo Kirchner.

Los operativos en Santa Cruz desataron un escándalo político porque los ejecutaron efectivos de la Policía Metropolitana de la capital, gobernada por el opositor Mauricio Macri, quien competirá en las primarias de agosto con vistas a las presidenciales de octubre.

Aníbal Fernández insistió hoy en que la ley de creación de la Policía Metropolitana define que ese cuerpo de seguridad solo puede prestar servicios como auxiliar de la Justicia en el territorio de la capital argentina.

«Con lo cual no puede hacerlo en Santa Cruz. El juez ordenó que ésto lo hiciera en Santa Cruz. Los dineros (para el viaje de los efectivos) los pagó la ciudad de Buenos Aires, con lo cual es una malversación de fondos lisa y llana», aseveró el jefe de ministros, para quien además el operativo judicial se realizó «con una inusitada exposición pública».

Bonadio investigaba supuestas anomalías administrativas en Hotesur a partir de una denuncia presentada por la legisladora opositora Margarita Stolbizer.

La diputada y también precandidata presidencial asegura que el Hotel Alto Calafate, un establecimiento de lujo situado en la villa turística de El Calafate (sur), podría ser un alojamiento «fantasma» usado en su momento por el matrimonio Kirchner para presuntamente hacer negocios irregulares junto al empresario Lázaro Báez.

Un día después de ser apartado, Bonadio pidió que, si aparece «suicidado», busquen a su «asesino», pues no es su «estilo» quitarse la vida.

De ese modo, Bonadio hizo alusión al caso del fiscal Alberto Nisman, hallado muerto hace seis meses, pocos días después de denunciar a Cristina Fernández por presunto encubrimiento a terroristas, una muerte que la Justicia aún no dilucidó si fue un suicidio o un asesinato.

Respecto al uso de policías capitalinos en el allanamiento, el juez dijo a Radio Mitre que si se hubiera recurrido a otra fuerza de seguridad federal no hubiera estado garantizado el «secreto» de los procedimientos que se iban a realizar.