Lima, 2 nov (EFE).- Las autoridades peruanas investigan un nuevo derrame de petróleo en la Amazonía peruana producido por la undécima fuga en lo que va de año del Oleoducto Nor Peruano (ONP), anunció hoy el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) de Perú en un comunicado.

El nuevo vertido se encuentra a la altura del kilómetro 95 del ONP, cerca de la comunidad nativa de Naranjal, situada en el municipio de Lagunas, que se encuentra a su vez en la región amazónica de Loreto, ubicada en el noreste del territorio peruano.

El OEFA se encuentra en comunicación permanente con la población indígena y realiza las acciones de supervisión correspondientes para determinar el grado de responsabilidad en el derrame de la petrolera estatal peruana Petroperú, operadora del Oleoducto.

Petroperú informó que ya inició la implementación de un plan de contingencia para reparar la rotura de la tubería y contener el derrame de crudo.

La compañía sostiene que siete de los diez derrames anteriores producidos desde inicios de año fueron causados por personas ajenas a la instalación por “intereses políticos y económicos subalternos” en la zona, según denunció su presidente, Augusto Baertl.

Las operaciones en el oleoducto se encuentran paralizadas desde febrero por mandato del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), tras producirse dos derrames que vertieron al menos 3.000 barriles de petróleo a ríos de la Amazonía.

Cientos de indígenas mantienen bloqueado desde hace casi dos meses el tránsito fluvial en un tramo del río Marañón cercano al inicio de la primera estación de bombeo del oleoducto para reclamar la limpieza de los últimos derrames, que afectan a comunidades nativas de la zona.

El Oleoducto Nor Peruano, operativo desde 1977, transporta el petróleo extraído en la selva peruana hasta el terminal portuario de Bayóvar, en el océano Pacífico, a lo largo de un trayecto de 854 kilómetros de tuberías.