Bogotá, 18 jun (EFE).- Al menos 370 indígenas ocuparon este jueves un céntrico parque de Bogotá para pedir alimentos y vivienda porque aseguran que no han recibido ninguno de los auxilios prometidos por la Alcaldía para los afectados por la pandemia del coronavirus.

En el Parque Tercer Milenio, ubicado a pocas cuadras de la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, los indígenas improvisaron campamentos con palos y plásticos.

«El Gobierno distrital no está poniendo nada (…) ni comida, ni vivienda», dijo a Efe el líder indígena Agobardo Queragama, quien aseguró que por lo menos el 70 % de las personas que están en el lugar son niños.

Los indígenas pertenecen a los pueblos embera-chamí y embera-katío de los departamentos de Risaralda y Chocó, en el centro y el oeste del país, respectivamente.

La mayoría de ellos llegaron a Bogotá porque han sido víctimas del desplazamiento por los enfrentamientos en sus territorios entre grupos armados ilegales.

Además de pedir alimentos solicitan también vivienda y, en algunos casos, ayudas para regresar a sus lugares de origen.

Queragama reconoce que algunos de ellos han recibido dinero de la Alcaldía para pagar arriendos y comprar alimentos pero esas ayudas no son para todos.

Para llamar la atención sobre su situación han estado en plantones en varios lugares de Bogotá pero sus pedidos no han sido atendidos y «por eso estamos acá», dice el líder.

Uno de los mayores problemas a que se exponen los indígenas es al contagio de la COVID-19, pues en el lugar no hay agua para lavarse las manos y, además, solo unos pocos tienen tapabocas.

Sin embargo, dicen que los mayores problemas para ellos son la falta de alimento, el frío y la lluvia pese a lo cual no están dispuestos a ceder en sus peticiones.

De momento se alimentan con ayudas que les llevan fundaciones y cocinan con leña en grandes ollas pues aseguran: «indígenas somos muy unidos».

Bogotá ha tenido en la últimas semanas protestas en barriadas del sur de la ciudad en donde la gente ha bloqueado las calles para reclamar ayudas de la Alcaldía.

También hay grupos de venezolanos en el norte de Bogotá que en un campamento esperan el visto bueno de las autoridades para poder continuar el viaje de retorno a su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *