Bogotá, 21 jul (EFE).- La hermana de un soldado colombiano que murió la semana pasada por el estallido de una mina antipersona durante el desminado humanitario acordado por el Gobierno y las FARC pidió hoy en el Senado que se detenga la «guerra» y que «no muera más nadie» por causa del conflicto armado en el país.

«Por favor basta de esta guerra, basta de activar minas para causar la muerte a soldados, policías (…), a niños, ancianos, campesinos y que no muera más nadie», exclamó Sandra Martínez, hermana del soldado Wilson de Jesús Martínez Jaraba, al intervenir en una sesión plenaria del Senado.

El pasado 15 de julio, el militar, de 37 años e integrante del Batallón de Ingenieros de Desminado del Ejército (BIDES), «activó una mina antipersona» de manera accidental durante una inspección de estudio técnico, informó entonces el Ministerio de Defensa.

El Senado convocó hoy a un debate sobre las negociaciones que el Gobierno mantiene desde noviembre de 2012 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana, al cual fue invitada la hermana del militar para dar su testimonio.

Durante la sesión se hizo un minuto de silencio en honor a Martínez Jaraba, quien murió en la zona rural de El Orejón, del municipio de Briceño, departamento de Antioquia (noroeste), donde se puso en marcha un plan piloto de eliminación de minas antipersona acordado por las partes en los diálogos de paz en Cuba en marzo pasado.