La Habana, 20 abr (EFE).- Los negociadores del Gobierno de Colombia afirmaron hoy que la responsabilidad de la muerte de 11 militares en el ataque de la pasada semana «recae exclusivamente en las FARC», una acción que «ha fracturado la esperanza» aunque abogaron por «no desistir» en el diálogo de paz con la guerrilla.

«El camino construido de confianza y esperanza ha sido lastimado», dijo en La Habana el jefe de la delegación de paz del Gobierno colombiano, quien agregó no obstante que los colombianos «no deben desistir de la búsqueda del fin de la guerra a través del diálogo».