Bogotá, 4 feb (EFE).- El viceministro de Salud Publica de Colombia, Fernando Ruiz, negó hoy que la muerte de tres niños indígenas en los últimos días haya sido por desnutrición como se había especulado.

En una rueda de prensa en Bogotá, Ruiz confirmó que tres menores, de un mes, uno y diez años, murieron en los últimos días, pero aseguró que en ninguno de los casos la causa fue desnutrición.

En este sentido, afirmó que el niño de 10 años murió por un derrame pericárdico, una acumulación anormal de líquido en la cavidad pericárdica, y explicó que el menor pesaba 23 kilos, por lo que tenía un «peso bajo» pero no padecía desnutrición.

En el caso del niño de un mes, sostuvo que todavía se están investigando las causas de la muerte, pero que tenía un peso de 4,2 kilos, por lo que «no hay desnutrición asociada» a su fallecimiento.

Y sobre el niño de un año, detalló que la causa de la muerte fue un paro cardiorrespiratorio tras una alteración metabólica asociada a la desnutrición.

Sin embargo, explicó que en ese caso la desnutrición «es secundaria» puesto que «la causa determinante» es una malformación congénita, la estenosis esofágica.

Esa es una enfermedad en la que el esófago «presenta una estrechez que hace que el alimento que uno ingiere no puede pasar», detalló.

Oneida Pinto, gobernadora del departamento de La Guajira, fronterizo con Venezuela y donde vivían los menores, propuso el miércoles buscar ayuda internacional ante la situación de desnutrición que viven los indígenas Wayúu.

«Colombia permitirá la búsqueda de ayuda internacional para solucionar nuestra grave crisis», manifestó la gobernadora en su cuenta de Twitter.

En diciembre pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió a Colombia atender la desnutrición infantil de niños y adolescentes de las comunidades indígenas Wayúu en los municipios guajiros de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao.

La CIDH solicitó que se «adopten las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad» de los pequeños del pueblo Wayúu, pues según la información de que dispone ese organismo, la desnutrición y la falta de agua potable habrían causado la muerte a 4.770 niños durante los últimos ocho años.