La Paz, 12 dic (EFE).- El Gobierno boliviano recurrió ante el Tribunal Constitucional una norma electoral que limita a quince minutos la difusión televisiva de actos de entrega de obras durante los últimos treinta días de la campaña de cara al referendo sobre la reelección del presidente Evo Morales.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, explicó hoy que el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Ejecutivo se refiere a uno de los artículos del Reglamento de Campaña y Propaganda Electoral en Referendo que limita a 15 minutos las retransmisiones en vivo de inauguraciones de obras del Gobierno o de las regiones.

«Eso es privar del derecho a la información, es una violación flagrante a la Constitución Política del Estado, respecto a que los ciudadanos no estén informados de la gestión pública», dijo Quintana a medios locales.

Quintana insistió en el derecho de los bolivianos «a estar informados», a pesar de que el Tribunal Supremo Electoral ya declaró improcedente esta semana una impugnación presentada por el Ejecutivo sobre esta misma normativa.

El presidente Evo Morales desarrolla habitualmente una intensa agenda diaria que incluye por lo general actos de entrega de infraestructuras o bienes en diferentes regiones del país, y que son retransmitidos en directo por la televisión estatal con cargo al Ministerio de Comunicación.

Los bolivianos votarán el 21 de febrero si están o no de acuerdo con modificar el artículo 168 de la Constitución para ampliar de dos a tres los mandatos presidenciales consecutivos permitidos, al sustituir el término «una sola vez» por «dos veces».

Si gana el «Sí», Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera podrán presentarse a los comicios de 2019 en busca de un cuarto mandato hasta 2025.

Ambos iniciaron en enero pasado su tercer mandato tras ganar en 2014 los comicios generales, a los que pudieron presentarse gracias a un fallo del Tribunal Constitucional (TC).

El TC avaló la tesis oficialista de que la primera gestión (2006-2010) no es válida para el cómputo porque el país se refundó como «Estado plurinacional» en 2009.

Ese argumento es el mismo que esgrimen ahora el Gobierno y el MAS para justificar la reforma que permita la nueva candidatura de los actuales gobernantes.

Encuestas difundidas en las últimas semanas por la prensa local señalan que más de la mitad de los bolivianos está en contra de la reelección, aunque el oficialismo ha restado importancia a esos sondeos.