Lima, 1 mar (EFE).- Los exministros peruanos Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya viajaron a EE.UU. el pasado lunes, dos días antes de que Jorge Barata, exapoderado de Odebrecht en Perú, afirmara que fueron receptores de más de 1 millón de dólares para financiar la campaña de Keiko Fujimori, informaron hoy medios locales.

La cadena local Latina mostró el movimiento migratorio de ambos personajes, quienes fueron ministros del régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), el padre de Keiko, y según esos registros abandonaron el país el mismo día, pocas horas antes de que Barata declarara ante fiscales peruanos que investigan el caso Odebrecht.

Barata, que declaró a los fiscales el martes y miércoles últimos, señaló que la constructora brasileña Odebrecht aportó 1,2 millones de dólares a la campaña presidencial de Fujimori de 2011 y que los nexos de esa transacción fueron Yoshiyama, quien por entonces era secretario general del partido de Keiko, y Bedoya.

Tras conocerse, de manera extraoficial, la declaración de Barata, Keiko Fujimori aseguró el miércoles que se confirmó que ella no recibió dinero de Odebrecht y manifestó su convicción de que Yoshiyama y Bedoya «harán los descargos correspondientes».

Medios locales publicaron hoy una carta enviada por Yoshiyama a Fujimori, en la que afirmó que lo declarado por Barata es «completamente falso» y que el exrepresentante de Odebrecht «entró en contradicciones» y «no ha podido probar» su versión, porque no existen documentos que respalden sus afirmaciones.

«De modo que el agravio y el daño no podrán ser reparados, al no poder ya probar la falsedad de esa afirmación», sostuvo.

Yoshiyama confirmó, además, que «por unos pocos días» estará en el extranjero, aunque aseguró que interrumpirá su estadía si la Justicia peruana lo requiere.

«En el momento que se me requiera, interrumpiré mi estadía y viajaré al Perú inmediatamente para dar las explicaciones que sean necesarias, como siempre lo he hecho. Soy el más interesado en demostrar que a mí nunca el señor Barata me ha entregado donación», concluyó.

Keiko Fujimori pidió el miércoles que se archive la investigación en su contra por presuntamente haber recibido dinero de Odebrecht para financiar su campaña de 2011 ya que, según su versión, fue eximida de culpa por el exdirector de la empresa.

La Fiscalía de Perú abrió una investigación a Keiko Fujimori y a Fuerza Popular por la presunta comisión del delito de lavado de activos al encontrar en las anotaciones de Odebrecht una frase que decía «Aumentar Keiko a 500 e eu fazer visita» (Aumentar Keiko a 500 y le voy a hacer una visita).

Barata declaró que su empresa financió las campañas de Keiko Fujimori, de los exgobernantes Alan García, Alejandro Toledo y Ollanta Humala, de la exalcaldesa izquierdista de Lima Susana Villarán, así como del actual presidente, Pedro Pablo Kuczynski.

El caso Odebrecht en Perú sigue el rastro de los sobornos pagados a funcionarios entre 2005 y 2014 para adjudicarse millonarios contratos en obras públicas, lo que implica los mandatos presidenciales de Toledo (2001-2006), García (2006-2011) y Humala (2011-2016), además a las campañas electorales de otros importantes líderes políticos.