Asunción, 17 dic (EFE).- La Fiscalía de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico de Paraguay aseguró hoy que no existe “ensañamiento” contra la actriz argentina Moria Casán, encarcelada en Asunción por un caso de posesión de droga y por una supuesta implicación en el robo de unas joyas en 2012.

Un juez dictaminó hoy prisión preventiva para Casán por posesión de 1,6 gramos de cocaína, que se le encontraron al ingresar el martes en la cárcel de mujeres del Buen Pastor.

Su ingreso cumplía otra orden de prisión preventiva, esta emitida el martes por una juez y relacionada con el caso de las joyas.

Desde el lunes, cuando fue detenida a su llegada al aeropuerto de Asunción, el periplo de Casán por la capital paraguaya se ha desarrollado entre un centro de detención, la cárcel de mujeres, juzgados y análisis médicos. Siempre perseguida por decenas de periodistas.

Sin embargo, Marco Alcaraz, fiscal adjunto de la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico, dijo hoy “que no hay ningún ensañamiento con la señora Moria Casán ya que todas las diligencias llevadas adelante son exactamente las mismas que son practicadas en todos los casos que son llevados adelante por los fiscales antidrogas”.

Alcaraz añadió en un comunicado del Ministerio Público, que “a diario se presentan casos similares al de Moria Casán, y los sospechosos son investigados y puestos a disposición del juzgado, pero como no (son) casos mediáticos como el que involucra a la vedette argentina, entonces pasan desapercibidos”.

Casán se negó hoy a declarar ante el juez que le decretó prisión provisional por posesión de la cocaína, de la que la actriz reconoció que era para su consumo personal.

La Fiscalía la había acusado el miércoles del delito de tenencia de drogas, lo que complica su situación en Paraguay, donde dijo que viajó de forma voluntaria para ayudar a cerrar el caso de las joyas desaparecidas.

El asunto se remonta al 27 de julio de 2012, cuando la artista argentina participó en una actuación en un hotel de la ciudad de Luque, en el Gran Asunción.

Allí usó un colgante y un par de aros (aretes) con brillantes y zafiros que nunca fueron devueltos, según el joyero paraguayo Armando Benítez, que se los había prestado para esa actuación.

La defensa de Casán sostiene que el caso está extinguido, ya que la actriz dice que llegó a un acuerdo con el joyero.