Buenos Aires, 23 abr (EFE).- La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires dio hoy la bienvenida a los miles de visitantes que cada año recorren sus pasillos en búsqueda de autores clásicos y las últimas novedades editoriales, de conferencias de escritores y de espectáculos, todos organizados en el mismo predio.

Hasta el próximo 11 de mayo, Buenos Aires celebra su fiesta de la literatura, por la que pasarán escritores de renombre de diversos países como el irlandés John Banville, la chilena Pilar Sordo y el español Javier Cercas.

También pasarán por las salas y auditorios de la feria Fernando Aguiar (Portugal), Mohamed Ahmed Bennis (Marruecos), Arturo Pérez Reverte, Rosa Montero y Alberto Olmo (España) y Dacia Maraini (Italia).

La invitada de honor en esta 41° edición es Ciudad de México, que con un puesto que combina charlas de editores, escritores, libros de exponentes como Octavio Paz y hasta comidas y bebidas típicas se abre al público argentino para mostrar la cultura mexicana.

«Es una gran librería», dijo a Efe Ana María Cabanellas, la presidenta de la Comisión de Relaciones Institucionales Internacionales de la Fundación El libro, entidad que organiza el evento.

No obstante, Cabanellas destacó que los pabellones que conforman la feria representan mucho más que un espacio para vender libros: la feria permite una interacción entre ávidos lectores, fanáticos de los últimos éxitos y editores y expositores.

«Estamos desde el martes atendiendo profesionales. Vinieron 12.000 personas que se dedican a los negocios editoriales y es lo que nos da energía para empezar», aseguró Cabanellas.

Añadió que las nuevas propuestas del mayor evento de la literatura en Argentina incluyen «un concurso de booktubers que van a poder subir un video sobre la feria a YouTube y, aquel que tenga más ‘likes’ se va a declarar como el booktuber de la feria 2015» y un concurso sobre conocimientos literarios.

Además, la ciudad de Buenos Aires organiza una noche especial para este viernes, en la que habrá espectáculos musicales y la entrada será gratuita, mientras que de lunes a viernes cuesta 35 pesos (casi 4 dólares) y 50 pesos (5,63 dólares) los fines de semana.

Autores clásicos, propuestas en libros digitales y los últimos éxitos de las editoriales a nivel mundial, todos se dan cita entre las distintas estanterías y mesas que invitan a los interesados.

Entre ficción, no ficción, sagas para jóvenes, libros de ciencias sociales, editoriales especializadas en espiritualidad, cómics e historietas, entre otros, los géneros que las distintas editoriales exhiben son innumerables.

«Lo más importante es la parte de ficción, fantasía, sagas que en los últimos años se estuvo potenciando mucho la venta. También un sector infantil importante», explicó a Efe Alejandro Costa, de la librería Cúspide.

«Como somos librería y no editorial, tenemos un surtido como un local a la calle, tenemos todo, no solamente de un solo género», agrega.

Para Alicia Ferrari, quien dirige la biblioteca de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, la feria es también el sitio donde cada año los bibliotecarios de Argentina se reúnen en un congreso y pueden recorrer el sitio en busca de nuevas adquisiciones que engrosen el inventario de sus instituciones.

La feria no solo convoca a porteños y bonaerenses, sino también personas de otras provincias argentinas, como Amanda Gálvez, de Corrientes.

Para ella, el evento es una fuente de ediciones y de autores que se salen de los que está acostumbrada a ver todos los días y los espacios como los de Brasil y otros países le permiten «conocer un poco todas las culturas».