Santiago de Chile, 25 abr (EFE).- El excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, objeto de una investigación por presuntos aportes financieros de la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM) a sus campañas, culpó a los medios de comunicación por su baja en las encuestas.

Enríquez-Ominami recalcó que los medios de comunicación se encargaron de realizar una campaña en su contra y desprestigiar su figura como presidenciable del Partido Progresista (PRO) de Chile, dijo esta madrugada en declaraciones a los medios.

Esto después de que hace un mes el diario La Tercera revelara que el excandidato presidencial viajó durante esa campaña a Brasil en un avión privado junto a dos ejecutivos de la empresa OAS, involucrada en Brasil en el caso de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

El avión pertenecía a una empresa brasileña que presta servicios a ejecutivos, y fue utilizada por Enríquez-Ominami durante tres meses para viajar por Chile en actos de campaña, aunque se cree que también lo usó su esposa para actividades privadas, según el rotativo.

Los gastos de transporte por la utilización del avión privado no figuraban en la rendición de cuentas que el candidato entregó al Servicio Electoral, lo que provocó las críticas de todos los partidos políticos.

Asimismo, el fundador del Partido Progresista defendió a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, de quien dijo que maquilló las cifras de una empresa para no quitar los beneficios sociales a los más pobres de su país y que ella no ha sido acusada de corrupción.

“De lo que se trata es de confundir a los ciudadanos en debates falsos. En un debate tan falso como el que está viviendo Dilma Rousseff hoy día. ¿Sabían ustedes que la prensa no informa de la verdad respecto a Brasil? Dilma Rousseff no está siendo destituida por corrupción”, aseveró el excandidato.