Sucre (Bolivia), 4 nov (EFE).- Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Perú, Pedro Pablo Kuczynski, inauguraron hoy la reunión del gabinete binacional para tratar varios proyectos de integración, entre ellos un ferrocarril que conectara sus países con Brasil.

Tras compartir un almuerzo, los mandatarios inauguraron oficialmente la cita en el centro internacional de convenciones situado junto al Palacio de la Glorieta en la ciudad de Sucre (sureste), a donde llegaron hoy Kuczynski y sus ministros.

“Hemos vivido entre Bolivia y Perú momentos muy difíciles. Incluso ambos pueblos hemos sido invadidos, (y se ha) cercenado injustamente nuestros territorios”, sostuvo Morales para destacar la importancia de trabajar ahora por la integración.

Morales aludió así a las perdidas territoriales sufridas por Bolivia y Perú ante Chile en la guerra del Pacífico (1879-1884).

Kuczynski subrayó la importancia de fortalecer las relaciones entre los dos países para alcanzar beneficios concretos para las poblaciones del Altiplano y la Amazonía.

Agregó que la cita evaluará el cumplimiento de las tareas en la integración respecto al primer gabinete binacional a mediados del 2015 y se asumirán “nuevos compromisos, que serán reales”.

“El éxito de nuestro trabajo dependerá de que tengamos pronto una mejor conexión física entre nuestros territorios para que fluya el comercio y las inversiones”, sostuvo el gobernante peruano.

También hizo especial mención a la necesidad de que Bolivia y Perú trabajen por la descontaminación del lago Titicaca, que comparten.

Al aterrizar esta mañana en Sucre, Kuczynski expresó su apoyo al corredor central, un proyecto alentado por Morales para integrar con un ferrocarril el territorio de los dos países con Brasil.

El proyecto consiste en conectar con el ferrocarril el puerto brasileño de Santos, en el Atlántico, con el peruano de Ilo, en el Pacífico, atravesando territorio boliviano.

Morales ha asegurado varias veces que ese plan que impulsa su Gobierno beneficiará directamente a Brasil, Bolivia y Perú, pero además a Argentina, Paraguay y Uruguay, ya que se prevé que el ferrocarril tenga una conexión con la hidrovía Paraguay-Paraná.