Caracas.- El presidente venezolano, Hugo Chávez, festejó el intento de golpe de Estado que lideró hace 20 años con un desfile cívico militar presenciado en Caracas por gobernantes de siete países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), pese a las críticas de la oposición.

El desfile festejó un hecho que Chávez reivindica como germen de la revolución bolivariana y que le sirvió para exhibir el poderío militar de su país ante sus colegas de Bolivia, Evo Morales; Cuba, Raúl Castro; Nicaragua, Daniel Ortega, y Haití, Michel Martelly.

También ante los primeros ministros de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves; Dominica, Roosevelt Skerrit, y Antigua y Barbuda, Baldwin Spencer.

Los cinco presidentes y los tres primeros ministros asistirán este fin de semana también en Caracas a la XI Cumbre de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), en la cual se espera, además, al mandatario de Ecuador, Rafael Correa, y a los gobernantes de Santa Lucía y Surinam.

El desfile cívico-militar, acto central de las celebraciones de la efemérides, comenzó instantes después de que Chávez llegara al palco de autoridades en un automóvil descapotable junto a su hija Rosa, y a continuación intercambió saludos con el general Clíver Alcalá.

El militar le explicó al presidente que desfilaron “12.400 compatriotas socialistas, revolucionarios, antiimperialistas, chavistas entrenados y equipados con material de guerra de alta tecnología”.

Tanques, misiles, lanzamisiles y fusiles adquiridos recientemente en Rusia, junto a helicópteros y aviones de combate Sukhoi, que sobrevolaron Caracas acompañados por aparatos K-8 chinos, F-16 estadounidenses y Tucano brasileños, formaron parte del poderío bélico en el festejo del también llamado “Día de la Dignidad”.

Desfilaron Tanques T-72, vehículos blindados BMP-3, sistemas de armas BTR-80, lanzacohetes múltiples GRAD de 122 mm, Morteros autopropulsado NONA SVK Calibre 120 mm, y 120MM “SANI” y Sistemas IGLA-S y ZU-23, además de los helicópteros y los Sukhoi-30.

La intentona militar del 4 de febrero de 1992 contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez fracasó al anochecer de ese día y Chávez fue apresado, pero fue amnistiado dos años después. (Texto y Foto EFE)