Río de Janeiro, 2 jun (EFE).- Las empresas integrantes de la Cámara Oficial Española de Comercio en Brasil homenajearon hoy tres símbolos de la revitalización de Río de Janeiro en un encuentro en esta ciudad brasileña en el que manifestaron su confianza en la mayor economía suramericana pese a la crisis que atraviesa.

Para la cámara, el Museo del Mañana, el Acuario de Río de Janeiro y el Hotel Gran Meliá Nacional constituyen símbolos de que Río de Janeiro sigue siendo la ciudad más emblemática de Brasil pese a que la capital del país fue transferida a Brasilia y el poder empresarial se quedó en Sao Paulo.

Los tres proyectos homenajeados por la cámara, entidad que reúne a 250 empresas españolas en Brasil y tiene su sede en Sao Paulo, fueron inaugurados en los dos últimos años en el marco de procesos de revitalización de Río de Janeiro para los Juegos Olímpicos que la ciudad organizó en agosto pasado.

Tanto el Museo del Mañana como el Hotel Gran Meliá Nacional están asociados a España debido a que el primero, que se convirtió en el museo más visitado de Brasil en el último año, es fruto de un proyecto arquitectónico del español Santiago Calatrava.

El segundo, un famoso hotel del arquitecto Oscar Niemeyer que estaba abandonado, fue asumido por la red hotelera española Meliá.

El presidente de la Cámara Oficial Española de Comercio en Brasil y del banco Santander en Brasil, Sergio Rial, explicó que la patronal de las empresas españolas viene promoviendo varios actos en Río de Janeiro por su intención de convertir a esta ciudad en un importante polo de la relación entre ambos países.

Rial aprovechó el evento para manifestar la confianza de las empresas españolas en la economía de Brasil pese a la recesión que vivió el país en los dos últimos años y a la actual crisis política que amenaza la recuperación económica registrada en los primeros meses de 2017.

La economía brasileña se contrajo un 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y un 3,6 % en 2016, con lo que completó dos años seguidos de crecimiento negativo, algo que no ocurría desde la década de 1930.

Pese a que el Gobierno anunció la víspera que la recesión terminó y que la economía creció un 1 % en el primer trimestre, esta recuperación está ahora amenazada por la crisis política, ante las presiones de diferentes sectores para que el presidente brasileño, Michel Temer, renuncie a su mandato.

“Brasil es un gran mercado para todas las empresas españolas. Las empresas más importantes de España operan en Brasil. Podríamos no estar aquí, pero si no lo estuviéramos seríamos (el Santander) una empresa menor de lo que somos”, afirmó Rial.

“Claro que nos preocupa la volatilidad. Es lógico que hay dificultades. Pero Brasil no es un país para amateurs”, agregó.

Sobre los símbolos homenajeados, Rial afirmó que los tres tienen en común ser fruto de iniciativas del sector privado y que pasaron a ser polos importantes del proceso de revitalización de Río de Janeiro con los Juegos Olímpicos.

“Después de ver este edificio abandonado por más de veinte años es un placer estar aquí para realizar este homenaje”, afirmó el presidente del Santander al referirse al hotel Gran Meliá Nacional, en donde se realizó el evento.

Este hotel circular de 33 pisos fue uno de los principales símbolos turísticos de Río de Janeiro hasta 1995, cuando tuvo que cerrar las puertas por problemas financieros, pero fue reabierto en diciembre pasado gracias a una inversión de 130 millones de dólares de la cadena Meliá, que llegó a un acuerdo con la gobernación regional para asumir su gestión.

“Lo revitalizamos pero teniendo el cuidado de respetar todas las exigencias de la municipalidad con un patrimonio arquitectónico e histórico”, afirmó el vicepresidente de Meliá en Brasil, Rui Manuel de Oliveira, al recibir el homenaje.

Sobre el Acuario de Río de Janeiro, el mayor de América Latina e inaugurado el año pasado en el revitalizado puerto de la ciudad, el ministro consejero de la embajada de España en Brasil, José Manuel Pascual, destacó que en tan solo siete meses de operación atrajo a 200.000 visitantes.