Buenos Aires, 1 jun (EFE).- Los embajadores de Francia, Italia e Alemania en Argentina, así como empresarios españoles, aseguraron hoy en Buenos Aires haber dado un “voto de confianza” al Gobierno de Mauricio Macri, aunque expresaron temor a que el populismo vuelva al país austral y modifique las políticas emprendidas por el Ejecutivo.

“¿Esto es perdurable?, ¿cómo se puede transformar la sociedad argentina para evitar que el populismo vuelva a florecer?”, preguntó el vicepresidente de la Fundación Euroamérica, Ángel Durández, en el inicio del ‘Foro Argentina-Unión Europea: oportunidades de una nueva relación estratégica’.

Un punto en el que coincidió el embajador de Alemania en Argentina, Bernhard Graf Von Waldersee, que subrayó la necesidad de que los empresarios argentinos muestren al exterior su confianza en la economía y las políticas de su país.

Asimismo, apostó por establecer una estructura duradera entre Europa y Latinoamérica que asegure la supervivencia de las cuestiones fundamentales en el mundo globalizado.

El representante francés en el país suramericano, Pierre Henri Guignard, afirmó que la “tentación” del populismo no solo está presente en Argentina, por lo que subrayó la necesidad de trabajar por la inclusión de todos los segmentos de la sociedad.

Teresa Castaldo, embajadora italiana en el país, destacó la necesidad de acercar las instituciones europeas a la población.

No obstante, según el presidente de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, Juan Procaccini, el Gobierno argentino está centrado en fortalecer las instituciones y en la lucha contra la corrupción, explicó

A su juicio, hubo una “madurez política” en Argentina durante el último año, una evolución que se ha manifestado especialmente en el Congreso, donde el Gobierno consiguió aprobar diferentes leyes a pesar de no contar con mayoría parlamentaria.

En declaraciones a Efe, la presidenta de la Fundación Euroamérica, Benita Ferrero-Waldner, consideró que Macri llegó a la Casa Rosada en diciembre de 2015 gracias a un movimiento que viene “desde abajo”, porque mucha gente estaba “harta” de una política de “despilfarro”.

Por ello, recalcó que el nuevo equipo plantea medidas a largo plazo y transmite un mensaje de solidez, lo que ayudará a atraer inversiones a Argentina.

El ministro de Energía y Minería argentino, Juan José Aranguren, destacó por último que garantizar la seguridad energética, así como controlar y reducir su impacto en el cambio climático, son objetivos importantes de su equipo.