Buenos Aires, 9 dic (EFE).- El Supremo de Argentina rechazó hoy un pedido de la norteña provincia de Formosa para que se le aplique un fallo de la Corte a favor de otras tres provincias que obliga al Estado nacional a hacer recortes sobre la masa de recaudación tributaria que debe repartir entre los estados provinciales.

Según informó hoy el Centro de Información Judicial, el máximo tribunal rechazó el pedido efectuado por Formosa «para que se le aplique en forma automática la reciente jurisprudencia de esta Corte que ordena hacer cesar la deducción del 15 % de la masa de impuestos coparticipables que realiza el Estado Nacional».

La Corte declaró el pasado 24 de noviembre la inconstitucionalidad de la deducción del 15 % de la masa de impuestos nacionales que debe ser repartida entre las provincias.

El Estado había hecho esta reducción, sin contar con el acuerdo de las provincias, para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES, órgano estatal que administra las jubilaciones).

El fallo fue emitido a partir de un reclamo de las provincias de Santa Fe, San Luis y Córdoba.

La reducción del 15 % sobre los fondos a repartir fue originalmente pactada entre el Estado nacional y las provincias en agosto de 1992, durante el Gobierno de Carlos Menem (1989-1999), y prorrogada sucesivamente mediante diversos pactos.

Una vez vencidos esos compromisos, el Estado nacional extendió a partir de enero de 2006, durante el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y mediante una ley aprobada por el Parlamento, el plazo de esa deducción de manera unilateral, decisión que la Corte declaró hoy inconstitucional.

El Supremo sostuvo hoy que el pedido de medida cautelar de Formosa «no reúne los mínimos requisitos para que se pueda valorar cuál fue la conducta que asumió específicamente esa provincia a partir de que el Estado Nacional decidió, en 2006, prorrogar la deducción del 15 % de la masa coparticipable».

La Corte aclaró que «cada provincia tuvo diverso comportamiento frente a la prórroga unilateral que dispuso el Estado nacional, por lo que es necesario analizar caso por caso».

Destacó que «a diferencia de la presentación realizada por Formosa, en esos casos sí contaba con elementos para ordenar el cese de los descuentos».

El Supremo reiteró «la necesidad de que se establezca un nuevo régimen de coparticipación sobre la base de acuerdos entre la Nación y las provincias que garantice la remisión automática de fondos».

El fallo de la Corte de noviembre fue acatado por la presidenta saliente, Cristina Fernández, quien además decretó poner fin al recorte en beneficio de todas las provincias.

El Gobierno del mandatario electo, Mauricio Macri, dijo que planea modificar esa decisión de Fernández y buscar otra alternativa con las provincias debido al impacto para los ingresos del Estado nacional.