Lima, 27 abr (EFE).- El Congreso de Perú aprobó hoy la cuestión de confianza solicitada por el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, al cabo de una sesión del pleno de más de doce horas.

La cuestión de confianza recibió 73 votos a favor, 10 en contra y 39 abstenciones, de acuerdo con la votación celebrada en el pleno, después de dos rondas de exposiciones del gabinete y un largo debate.

Cateriano fue nombrado primer ministro el pasado 2 de abril, después de que el Parlamento censurara a su antecesora, Ana Jara, por un escándalo de espionaje de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI).

Los legisladores de oposición criticaron en el debate que Cateriano haya anunciado que el Ejecutivo pedirá la delegación de facultades legislativas para tomar una serie de medidas en materia económica, así como en seguridad ciudadana, terrorismo, narcotráfico y corrupción.

En su presentación ante al pleno, Cateriano afirmó que son necesarias las delegaciones de facultades legislativas, las cuales serán solicitadas en el momento oportuno, y que no significan «el cierre del Parlamento ni la falta de confianza» hacia él.

Cateriano ratificó además el compromiso del Gobierno para resolver a través del diálogo el conflicto social que se ha generado en la provincia sureña de Islay, cuyos pobladores rechazan el proyecto minero Tía María, de la mexicana Southern Copper.

Indicó que se debe «sancionar a las autoridades que se exceden en el ejercicio de sus funciones o hacen uso abusivo de su poder», en alusión a los abusos policiales cometidos durante las protestas, que las propias autoridades han admitido.

«No podemos imponer mediante la fuerza bruta un proyecto a una región, pero como autoridades debemos y estamos obligados a agotar todos los medios democráticos para que la población sopese, vea, la importancia de proyectos como el de Tía María», remarcó.

El primer ministro afirmó que la región Arequipa, donde se ubica este proyecto, existen 7.000 millones de dólares en otros proyectos mineros y que Tía María aportaría 90 millones de dólares anuales en canon minero a esa región sureña.