Brasilia, 19 jun (EFE).- El año pasado se produjo un repunte del 32,1 % en el número de indios muertos por causas violentas en Brasil, según un balance divulgado hoy por el Consejo Indigenista Misionario (Cimi).

A lo largo de 2014 se registraron setenta homicidios de indios en todo el país, lo que supone 17 muertes más que en 2013, cuando fueron 53, de acuerdo con el documento «Violencia contra los pueblos indígenas en Brasil 2014», que fue presentado en Brasilia, en la sede de la Conferencia Nacional de los Obispos (CNBB).

Esta cifra, obtenida a partir de denuncias, relatos de particulares, artículos periodísticos y datos oficiales, supone un repunte en la tendencia anual ya que el dato del año pasado -con referente de 2013- supuso un punto de inflexión con siete muertes menos que en 2012, cuando fueron sesenta las víctimas registradas.

«Nunca se sabe si la mayor violencia es la muerte brutal o si es otro tipo de violencia que registramos todos los años, como la violencia contra el patrimonio histórico, el racismo o la demora del poder público en delimitar las tierras indígenas», señaló la coordinadora del estudio, Lucia Helena Rangel, durante su presentación.

De las setenta víctimas 53 fueron hombres y 17 mujeres y la mayoría tenía entre 20 y 29 años, pero el informe alerta sobre la muerte de diez menores de edad, con edades comprendidas entre los dos y los 16 años.

Los datos señalan que los estados donde más homicidios de indios se produjeron fueron Mato Grosso do Sul -occidente- (25), Bahía -nordeste- (15) y Amazonas -norte- (10).