Río de Janeiro, 26 mar (EFE).- El ministro de Hacienda de Brasil, Henrique Meirelles, afirmó hoy que la próxima semana decidirá si se queda en la cartera o sale del Gobierno para buscar la Presidencia del país en las elecciones del 7 de octubre.

“Debo anunciar una decisión a principios de la próxima semana si debo salir del ministerio para disputar un mandato electoral o si me quedo en hasta el final de este año”, señaló Meirelles, quien habló con la prensa luego de una reunión con empresarios en Porto Alegre, y confirmó su interés en disputar la Presidencia.

Meirelles, del Partido Social Democrático (PSD), explicó que está en negociaciones para ver con qué partido puede eventualmente ser candidato.

Según información divulgada hoy por medios de comunicación, Mireilles está analizando pasarse al Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que tiene el mayor número de afiliados y al que pertenece el actual presidente del país, Michel Temer.

Al ser preguntado sobre qué cargo quisiera disputar, Meirelles respondió que por ahora solo considera postularse a la Presidencia de la República.

“He sido invitado dos veces para concurrir al cargo de vice y, en las dos veces, he negado la propuesta”, declaró.

Temer, quien no descarta la posibilidad de presentarse como candidato a la reelección en octubre, afirmó hoy en Sao Paulo que de concretarse la salida de Meirelles de su Gabinete no se romperá el actual equipo económico del Gobierno.

La carrera electoral cuenta de momento con unos quince precandidatos, pero todas las encuestas otorgan una amplia ventaja al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), condenado en segunda instancia a 12 años de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Temer reconoció el pasado sábado que Lula “tiene prestigio” y “tiene voto”, pero recordó que el hecho de ser condenado en segunda instancia puede inhabilitarle políticamente de cara a las elecciones del 7 de octubre.

Precisamente hoy, Lula sufrió una nueva derrota judicial después de que sus recursos fueran negados por un tribunal de segunda instancia y espera ahora la decisión del Supremo para saber si irá a la cárcel o podrá seguir apelando en libertad.