Montevideo, 21 jul (EFE).- El ministro de Defensa de Uruguay, Eleuterio Fernández Huidobro, calificó hoy de “grave” la desaparición de 18.000 municiones de una base militar de la Fuerza Aérea, motivo por el que será interpelado en la Cámara de Diputados el próximo lunes.

El responsable de la cartera de Defensa acudió hoy en Montevideo a un acto de conmemoración del 107 aniversario del Hospital Central de las Fuerzas Armadas y aseguró que desde que se confirmó la desaparición de las municiones se pusieron en marcha “todos los mecanismos de los que dispone el Estado” para investigar los hechos.

Preguntado sobre cómo veía lo sucedido desde el punto de vista personal, Huidobro valoró que una desaparición de material militar de esa envergadura “es una cosa grave” y señaló que “es un tema de suma importancia”.

Los proyectiles robados en la base aérea de Durazno, en el centro de Uruguay, son 18.000 municiones del calibre 7.62 milímetros.

Del mismo modo, el ministro aseguró que se enteraron del hurto de los proyectiles, que ocurrió a finales de 2014, tras “el pedido de informe” del diputado del opositor Partido Nacional Jaime Trobo, quien denunció públicamente los hechos el pasado junio.

El diputado, que en el momento señaló que fueron fuentes anónimas las que le informaron de los hechos, dijo recientemente que esas mismas fuentes le habían indicado que el número de proyectiles robados podría ser mayor y que el material sustraído pudo haber sido vendido a grupos armados brasileños.

“Me tengo que ceñir a lo que concluyan los que están investigando y no interferir. Hay asuntos de las investigaciones que son reservados (…) Pero yo quiero investigar hasta las últimas consecuencias”, dijo Huidobro sobre el caso.

En este sentido, el subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez, señaló recientemente a Efe que el Ministerio ha iniciado tres líneas de investigación: administrativa en el Ministerio de Defensa, civil por la Policía nacional, como auxiliar de la Justicia ordinaria, y militar por si existe delito en este ámbito.

Además, también se decidió la remoción del comandante de la Brigada Aérea II, el coronel Daniel Méndez, con carácter preventivo y para favorecer la transparencia de la investigación, indicó el subsecretario de la cartera de Defensa.

En el 2001, durante la Presidencia de Jorge Batlle, se produjo un incidente similar, en el cual desaparecieron alrededor de 11.000 municiones de un arsenal de la Armada uruguaya.