Santiago de Chile, 23 sep (EFE).- La empresa española Grupo Norte promoverá en Chile la inserción laboral de víctimas de violencia de género gracias a un programa conjunto con el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) firmado hoy en Santiago de Chile, que facilitará la coordinación entre la empresa y las mujeres afectadas.

«El objetivo es que cuando tengamos una vacante, el Sernam nos facilite una lista de mujeres que estén buscando empleo y que hayan sido víctimas de violencia doméstica, quienes tendrán prioridad a la hora de trabajar con nosotros», dijo a Efe Jaime de Lama León, Director de Operaciones de Grupo Norte Chile.

Grupo Norte es una empresa española dedicada al aseo industrial, hospitalario y a servicios de seguridad pionera en la contratación de víctimas de violencia de género, que en Chile cuenta con más de 1.500 trabajadores.

La compañía, que en España cuenta con más de 11.000 trabajadores y un volumen de facturación anual que alcanza los 170 millones de euros (190,4 millones de dólares), está presente en Chile y Perú, donde ofrece servicios en las divisiones de soluciones de recursos humanos, servicios sociales y seguros, subcontratación y gestión de los edificios y sus servicios.

El convenio establece los mecanismos de colaboración que facilitarán la interlocución entre los organismo públicos que atienden a las mujeres víctimas de violencia de género y los responsables de la empresa para gestionar las ofertas que surjan y que se adapten a los perfiles requeridos.

En este sentido, se fijó también el compromiso de crear itinerarios que se puedan ajustar a las necesidades de las víctimas, contemplando elementos como la formación, la flexibilidad horaria y la posibilidad de trasladar a la trabajadora a otras delegaciones de la empresa en caso de que requiera alejarse de su maltratador.

«Creemos que esta es una oportunidad para ofrecer a la víctimas un trabajo remunerado que les permita romper con los círculos de la violencia y fortalecer su autonomía económica», dijo a Efe la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Claudia Pascual.

«Hay que insistir en la desnaturalización de la violencia contra las mujeres. Hay que romper estereotipos y por eso hay que avanzar en opciones que promuevan la salida de estos círculos», agregó.

Según cifras proporcionadas por el ministerio, una de cada tres mujeres en Chile ha sufrido violencia de género en su propia piel.

«Actualmente tenemos alrededor de 650 mujeres en casas de acogida y se atiende a más de 20.000 afectadas en centros de la mujer, allí tenemos una cantera de posibles mujeres para estos puestos de trabajo», sostuvo Pascual.

La ministra de la Mujer expresó su voluntad de que la firma del convenio «Mesa de diálogo, orientación e inserción laboral en mujeres en situación de violencia de género» se convierta en un «ejemplo» para otras empresas que quieran poner su granito de arena para la autonomía física y económica de la mujer maltratada.