Asunción, 6 may (EFE).- El Gobierno paraguayo mostró este lunes su disconformidad con un proyecto de ley que tramita el Senado y que busca eliminar la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), una unidad policial y militar que lucha contra la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que opera en el norte del país.

Preguntado sobre ello, el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, aseguró en cambio que el Ejecutivo trabaja para “potenciar la capacidad” de esa unidad y, aunque reconoció la falta de resultados en la lucha contra el EPP y la localización de los secuestrados por la guerrilla, aseguró que necesitan “tiempo” para mejorar su operatividad.

Por ello, añadió que no está de acuerdo con la derogación de la FTC, planteada la semana pasada en la Cámara Alta por el Partido Demócrata Progresista (PDP) y que se tratará el próximo mes.

En defensa de la eliminación, el senador de ese partido Pedro Santacruz, arguyó el jueves que el “modelo” de “militarización de la seguridad interna ha fracasado” y que el Estado “gasta 14 millones de dólares al año” en una estructura militar que no ha generado resultados positivos.

“Necesitamos debatir y encontrar un modelo que funcione”, añadió.

El EPP, que opera en el norte de Paraguay y se sostiene desde su fundación en 2008 a través de secuestros, mantiene cautivo desde hace cuatro años al suboficial de la Policía Edelio Morínigo, de quien la guerrilla solo dio una prueba de vida al comienzo de su retención.

Además, una escisión del grupo secuestró en octubre de 2016 al ganadero Félix Urbieta, que desde entonces se encuentra en paradero desconocido.

Desde que el Gobierno de Mario Abdo Benítez llegó al poder en agosto de 2018, las autoridades paraguayas atribuyen a la guerrilla varios ataques a fincas privadas, en uno de ellos, el pasado 22 de diciembre en una explotación ganadera del departamento de San Pedro, resultó muerto un guardia de la misma.

Ante la falta de avances en la lucha contra la guerrilla y en la obtención de pistas sobre el paradero de los dos secuestrados, Villamayor anunció en enero pasado que el Gobierno se planteaba acometer una “reestructuración operativa” de la FTC, creada en 2013 por el anterior Ejecutivo de Horacio Cartes.

Santacruz aludió también a una supuesta trama corrupta en el seno de la unidad.

Declaración que realizó en la misma semana en la que fue detenido el excomandante en jefe de la FTC, el general retirado Ramón Benítez, por liderar presuntamente una red de coimas para dejar entrar al país productos de contrabando en el seno de las Aduanas Paraguayas, donde se desempeñaba al frente del Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (Detave).

Benítez comandó la FTC entre julio de 2014 y abril de 2015 y posteriormente fundó el Movimiento Reserva Patriótica Nacional, con el que se presentó a las elecciones generales de abril de 2018 como candidato a la presidencia del país.