Lima, 30 may (EFE).- El primer ministro de Perú, Salvador del Solar, formalizó este jueves el pedido al Congreso de una cuestión de confianza a la reforma política planteada por el Ejecutivo, tal y como anunció el mandatario Martín Vizcarra, un proceso político que abre camino a un posible cierre de la Cámara.

La solicitud del Gobierno pone contra las cuerdas al Parlamento, que ha postergado el debate de los proyectos de ley referidos a la reforma política diseñados para combatir la corrupción, y le exige su voto de confianza.

De no hacerlo, Vizcarra estará habilitado legalmente a disolver el actual Congreso y convocar nuevas elecciones.

«Dado que la situación por la que atravesamos es urgente, propondremos, el día de nuestra presentación ante el pleno, que el plazo máximo para la aprobación de estas iniciativas venza al finalizar la presente legislatura», en julio próximo, declaró Del Solar al llegar al Parlamento.

El jefe del gabinete presentó el documento con el pedido anunciado el miércoles por Vizcarra para que el Legislativo fije una fecha para la sustentación de la cuestión de confianza para la reforma política.

La Constitución peruana le da al Ejecutivo la facultad de disolver el Congreso si este rechaza dos pedidos de confianza, tras lo cual el presidente debe convocar a elecciones para completar el período de Gobierno, que finaliza en julio de 2021.

El Congreso ya rechazó en septiembre de 2017 al primer gabinete de Pedro Pablo Kuczynski, el antecesor de Vizcarra y de quien éste era su primer vicepresidente.

La reforma planteada por Vizcarra está contenida en un paquete de proyectos de ley sobre la inmunidad parlamentaria, impedimentos para postular, la eliminación del voto preferencial, la financiación de partidos y las elecciones internas en los partidos políticos, entre otros temas, que ya fueron previamente aprobados en un referéndum.

«Estamos impulsando una reforma de justicia y una reforma política porque nuestro país merece nuevas reglas para volver a confiar en la justicia y en la política», afirmó Del Solar.

El primer ministro añadió que «es como consecuencia de todo lo que hemos descubierto por el escándalo de (la empresa brasileña) Odebrecht que tenemos que luchar para evitar que dineros de corrupción sigan financiando campañas políticas».

La justicia peruana investiga actualmente la enorme trama creada por Odebrecht y otras empresas brasileñas para entregar sobornos y coimas a una serie de políticos y autoridades, a cambio de facilitarles el acceso a las principales obras de infraestructura en el país.

A raíz de este escándalo han sido denunciados los expresidentes peruanos Alejandro Toledo, prófugo en Estados Unidos; Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, con prisión domiciliaria; y Alan García, que se suicidó el día que iba a ser detenido preventivamente.

Del Solar recordó que, cuando el Ejecutivo presentó los proyectos de ley al Congreso, las bancadas le preguntaron si presentaría una cuestión de confianza para lograr su aprobación, pero que respondió que no porque confiaba en que habría un amplio debate sobre las mismas.

Ahora que la Comisión de Constitución del Congreso ha decidido no darle prioridad a su debate, Del Solar indicó que el Ejecutivo resolvió que había llegado el momento de presentar esta medida.

Durante un mensaje televisado, Vizcarra acusó directamente a la mayoría fujimorista en el Congreso, que en alianza con la pequeña bancada del Partido Aprista, ha obstaculizado los planteamientos de reforma del Ejecutivo e incluso archivó un pedido de destitución del controvertido exfiscal general Pedro Chávarry.