Río de Janeiro, 18 jun (EFE).- El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, revocó este jueves una ley de 2016 que establecía cuotas para negros, indígenas y personas con discapacidades físicas en los cursos de posgrado de las universidades públicas del país.

La decisión consta en un decreto publicado en la edición de este jueves del Diario Oficial de la Unión y lleva la firma del ministro de Educación, Abraham Weintraub, un cercano colaborador del líder ultraderechista que se ha involucrado en varias polémicas y cuya destitución es exigida por diferentes partidos y organizaciones sociales.

La acción afirmativa para los grupos más discriminados en Brasil revocada ahora fue adoptada en mayo de 2016 por la entonces mandataria Dilma Rousseff, la dirigente del socialista Partido de los Trabajadores (PT) que sucedió a Luiz Inácio Lula da Silva en la Presidencia.

La medida determinaba que las universidades públicas reservaran un porcentaje de sus cupos en los cursos de maestría, doctorado y especialización para estudiantes negros, indígenas y personas con discapacidades físicas.

Dicho proyecto complementó una acción afirmativa que había sido impulsada por Lula para reparar las históricas discriminaciones en Brasil y que estableció cupos para negros, indios, deficientes y estudiantes de escasos recursos procedentes de escuelas públicas en los cursos de graduación de todas las universidades del país.

El decreto de Weintraub no desmonta los programas de cuotas en cursos de posgrado de las universidades que ya los crearon pero sí determina que tal posibilidad deja de ser obligatoria en adelante.

Desde que asumió el cargo, Weintraub ha defendido los programas de cuotas de carácter social en establecimiento educativos, es decir para estudiantes de escasos recursos, pero ha criticado las cuotas con criterios raciales.

Bolsonaro, el líder ultraderechista que asumió la Presidencia de Brasil en enero de 2019 y que tiene una larga historia de declaraciones consideradas racistas, machistas y homófobas, también es un crítico de las cuotas raciales.

La revocación de la acción afirmativa se produjo en momentos en que se multiplican en todo el mundo las manifestaciones contra el racismo, incluso en Brasil, segundo país con mayor número de negros en el mundo después de Nigeria y en el que cerca del 55 % de la población se declara negra o mulata.

Los negros también son la gran mayoría, con porcentajes superiores al 70 %, entre los más pobres de Brasil, los que tienen menos años de estudio y los que tienen los empleos peor remunerados.

A nivel educativo, según estudios del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), mientras que el 36,1 % de los blancos con entre 18 y 24 años realizaba o había concluido un curso universitario en 2018, ese porcentaje tan sólo llegaba al 18,3 % entre negros y mulatos.

El exministro de Educación Aloizio Mercadante, impulsor de la medida ahora revocada, alegó en un comunicado que «el Gobierno Bolsonaro vuelve a demostrar su total falta de compromiso con el combate a las desigualdades y discriminaciones raciales históricas que afligen al pueblo brasileño».

Hace dos semanas el Gobierno de Bolsonaro también fue salpicado por denuncias de racismo cuando el presidente de la Fundación Palmares, creada hace tres décadas por el Estado precisamente para promover los valores de la cultura negra en Brasil, tildó al movimiento negro de «escoria maldita» en una conversación privada.

Sergio Camargo, cuyo nombramiento como presidente de la Fundación Palmares llegó a ser suspendido temporalmente por la Justicia debido a algunas declaraciones de tinte racista, ha protagonizado varias polémicas desde que asumió el cargo por su posición contraria al movimiento negro pese a ser él mismo un afrodescendiente.

Camargo niega vehementemente la existencia de un racismo estructural en Brasil -así como lo hacen otros miembros del Gobierno Bolsonaro-; defiende el fin del movimiento negro y llegó a afirmar que la esclavitud había sido benéfica para los descendientes de los esclavos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *