Bogotá, 6 jun (EFE).- Representantes del Gobierno colombiano buscarán hoy con convocantes del paro agrario que se inició hace una semana acordar el desbloqueo humanitario de la vía Panamericana, cuyo tránsito ha sido obstaculizado por las protestas de campesinos, indígenas y afrodescendientes.

Así lo aseguró el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, antes de partir hacia el municipio de Santander de Quilichao, en el Cauca, donde junto a portavoces del Ministerio de Interior se encontrará con la Cumbre Agraria, Étnica, Campesina y Popular, convocante de las protestas.

“Me voy a acompañar a (el Ministerio de) Interior a Santander de Quilichao con un propósito fundamental: el desbloqueo de la vía (Panamericana) aunque sea humanitario”, aseguró a periodistas.

Los bloqueos en la Panamericana, que recorre el continente y que a su paso por Colombia cruza el Cauca, entre otras regiones, han causado problemas de suministro a la capital departamental, Popayán.

A esta ciudad, junto con Pasto e Ipiales, ambas en el departamento de Nariño, llegó este domingo una caravana humanitaria del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja Colombiana con oxígeno líquido para un total de ocho hospitales cuyo suministro se vio afectado por los bloqueos viales.

Además, se han transportado en aviones otros insumos médicos y alrededor de 20.000 galones de gasolina, aseguró Iragorri, quien consideró que un desbloqueo en la Panamericana sería un buen inicio “para poder solucionar temporalmente el problema que tiene Popayán de la crisis humanitaria”.

El ministro insistió en que “desde el primer día de movilización el Gobierno ha estado dispuesto al diálogo”, si bien destacó que además de los manifestantes “está el resto de habitantes que tienen los mismos derechos de quienes están protestando”.

Siete días después de que comenzaran las movilizaciones, de carácter indefinido, la intensidad de las mismas descienden en la mayoría del país, según dijo hoy el ministro de Interior, Juan Fernando Cristo.

No obstante, agregó, “subsisten unas preocupaciones, especialmente en el suroeste del país, en el departamento del Cauca”

La Cumbre, que al iniciar el paro tenía como objetivo movilizar a unas 100.000 personas, protesta contra lo que considera la “profundización de las políticas neoliberales” del Gobierno, así como el incumplimiento de promesas del Ejecutivo tras anteriores huelgas.