Buenos Aires, 9 may (EFE).- El Gobierno de la provincia de Buenos Aires decidió revertir una polémica reforma del sistema de calificaciones escolares, implementada por la gestión anterior, que eliminaba las notas por debajo de cuatro puntos (sobre un máximo de 10), informaron hoy fuentes oficiales.

La medida, que afecta a más de 3 millones de niños, fue aprobada por la Dirección General de Cultura y Educación y será informada a las escuelas a lo largo de esta semana.

“Creíamos que esto estaba mal y que había que cambiarlo, nosotros cumplimos con nuestra promesa de campaña”, explicó a radio Vorterix el ministro de educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, quien asumió en diciembre el cargo dentro del equipo de la nueva gobernadora María Eugenia Vidal (del oficialista frente Cambiemos).

Finocchiaro rechazó que las calificaciones educativas puedan “estigmatizar”, motivo al que apelaba la reforma anterior, y señaló que lo importante es rescatar el “esfuerzo” como valor educativo.

Para el ministro, lo que ocurría era una “estafa educativa” que durante 12 años hacía creer a los niños “que saben algo” pero cuando “salen al mundo real se dan cuenta de que no es así y ahí ya no hay vuelta atrás”.

De esa manera, se podrá evaluar con puntuaciones de 1, 2 y 3 a los alumnos de los cursos superiores de primaria (entre 8 y 12 años), mientras que en 2015 la nota mínima se mantenía en el 4.

Los cursos inferiores se evaluarán desde “insuficiente” hasta “sobresaliente” en lugar de con “regular”, “bueno” o “muy bueno”, como establecía el sistema acordado en septiembre de 2014 por el equipo del excandidato presidencial peronista y exgobernador bonaerense Daniel Scioli (2007-2015).

La reforma generó en su momento una fuerte controversia y era rechazada por los referentes de los partidos que estaban entonces en la oposición, como la diputada Elisa Carrió -una de las fundadoras del frente Cambiemos que llevó a la victoria electoral al presidente Mauricio Macri el pasado diciembre-, que criticó que el sistema no reconocía el mérito y convertía la escuela en un “asilo”.