La Paz, 22 jul (EFE).- El Gobierno de Bolivia acusó hoy a mineros de haber “atentado” contra la vida de ministros al haber dinamitado la puerta de un ministerio y apedreado esas instalaciones, donde minutos antes fracasó el diálogo que buscaban los altos funcionarios con los líderes de las protestas de la región andina de Potosí.

“Quiero denunciar el atentado contra los ministros. Es un atentado personal contra ministros el haber dinamitado el ministerio, haber roto a pedradas los vidrios”, afirmó en una rueda de prensa el vicepresidente del país, Álvaro García Linera.

Agregó que también fue “un atentado” contra los periodistas que se encontraban en el Ministerio de Gobierno (Interior) en la cobertura de la reunión de los ministros y los dirigentes del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), que lidera las protestas en Potosí.

García Linera dijo que un funcionario del ministerio quedó herido en el rostro por los vidrios rotos y que los mineros también “dinamitaron” dos vehículos oficiales.

Los mineros reaccionaron violentamente tras conocer que el presidente de Comcipo, Jhonny Llally, abandonó la reunión con los ministros al no haberse podido instalar formalmente una mesa de negociación para discutir las demandas de Potosí.

Llally exigió que el presidente Evo Morales firme el convenio que se logre en el diálogo con los ministros como una garantía y éstos respondieron que el mandatario sí conocerá el documento con sus conclusiones pero que sus competencias no le permiten avalar acuerdos institucionales.

García Linera cuestionó si Comcipo quería que Morales participe de las reuniones de negociación “para romper vidrios delante de la cara del presidente, para meterle dinamita a un ministerio”.

También pidió a los potosinos que levanten la huelga que realizan desde hace 17 días para exigir un conjunto de demandas de desarrollo y convocó a un nuevo encuentro con los dirigentes de protesta para solucionar el conflicto.

La policía repelió con gases lacrimógenos el ataque de los mineros contra el Ministerio de Gobierno, que respondieron lanzando más cargas de dinamita cerca de esa institución, la que habían rodeado desde horas antes a la espera del diálogo.