Buenos Aires, 20 jul (EFE).- El jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Aníbal Fernández, interpretó hoy como una derrota de la conservadora Propuesta Republicana (Pro) la victoria por 3,3 puntos porcentuales de su candidato, Horacio Rodríguez Larreta, en los comicios municipales de Buenos Aires.

“El Pro puede haber puesto al jefe de la ciudad para los próximos tiempos, pero perdió la elección, lisa y llanamente”, dijo Fernández en su contacto diario con la prensa, al señalar que la fuerza liderada a nivel nacional por Mauricio Macri sólo ganó en seis de los quince distritos de la capital argentina en la segunda ronda electoral.

Según el jefe de ministros argentino, la elección de Rodríguez Larreta como próximo alcalde de Buenos Aires con el 51,6 % de los votos, frente al 48,3 % obtenido por Martín Lousteau, del frente de centroizquierda Eco, complica las aspiraciones presidenciales de Macri, alcalde porteño saliente.

Fernández tildó de “partido local” al Pro, que gobierna en Buenos Aires desde 2007, y subrayó que “no ganó absolutamente nada” en las elecciones celebradas en algunas provincias argentinas en los últimos meses.

“Nosotros no nos disfrazamos, no nos travestimos en términos políticos”, respondió al ser consultado por los periodistas sobre la promesa de Macri de mantener la titularidad pública de la petrolera YPF y de Aerolíneas Argentinas, nacionalizadas por el kirchnerismo.

En la primera vuelta de las elecciones a la Alcaldía a Buenos Aires, celebradas el pasado 5 de julio, Rodríguez Larreta ganó con el 44,7 % de los votos, 20 puntos más que Lousteau, pero por debajo del 50 % exigido para ser elegido de forma directa.

Por su parte, el kirchnerismo quedó fuera de la segunda ronda electoral porteña por primera vez en sus doce años en el poder, porque su candidato, Mariano Recalde, obtuvo solo el 21 % de los votos.