Lima, 5 dic (EFE).- El fundador de la banda armada Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, fue expulsado hoy de la sala que lo procesa por el atentado de Tarata, que dejó 25 muertos en 1992, y los magistrados evaluarán una sanción por una supuesta amenaza a la procuradora antidrogas Sonia Medina, informó el Poder Judicial.

El Colegiado A de la Sala Penal Nacional anunció una probable sanción contra Guzmán, condenado a cadena perpetua por terrorismo, pues, según Medina, éste le dirigió una amenaza velada en el transcurso de la audiencia.

“¡No sabe con quién se mete, usted!”, dijo Guzmán, a viva voz, a la procuradora e hizo un gesto con la mano como si fuera una pistola, según denunció Medina al final de la audiencia.

Guzmán y la cúpula de Sendero que son enjuiciados en este proceso se opusieron a que Medina les haga unas preguntas durante la audiencia, en la que los excabecillas de Sendero son enjuiciados por presunto financiamiento del narcotráfico.

Debido a su comportamiento, la sala decidió expulsarlos de la audiencia por tercera vez en lo que va del juicio, iniciado en febrero pasado.

El tribunal formado por los magistrados René Martínez, Edhin Campos y Hans Contreras ordenó que en la próxima audiencia, el 12 de diciembre, se visualice el vídeo de la sesión de hoy para confirmar lo denunciado por la procuradora.

Durante la audiencia, el exjefe del Grupo Especial de Inteligencia de la Policía Marco Miyashiro, que capturó a Guzmán y la cúpula de Sendero en 1992, ratificó que todo atentado terrorista era planificado, ordenado y evaluado por la cúpula de la organización.

Miyashiro agregó que Sendero recibió financiamiento de bandas del narcotráfico que operaban en el Huallaga, en la selva central del Perú.

El juicio intenta establecer la autoría mediata (responsabilidad con dominio del hecho) del atentado de Tarata y el apoyo que Sendero Luminoso brindó a bandas de narcotraficantes durante su campaña contra el Estado peruano desde principios de los años 80 hasta la captura de Guzmán en 1992.

El 16 de julio de 1992 un comando de Sendero colocó un vehículo cargado con 400 kilos de dinamita en la estrecha calle de Tarata, situada en el centro del turístico municipio de Miraflores, que, al explotar, destruyó varios edificios y dejó 25 muertos, 155 heridos y 360 familias damnificadas.

Sendero Luminoso fue fundado a finales de los años 70 con el objetivo de destruir el Estado peruano y refundarlo bajo una ideología maoísta, lo que causó un conflicto armado interno que dejó más de 69.000 muertos entre 1980 y 2000, la mayoría a cargo del mismo Sendero, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).