Santiago de Chile, 19 dic (EFE).- El expresidente de Chile Patricio Aylwin fue hoy dado de alta tras permanecer desde el viernes ingresado en una clínica de Santiago a causa de una contusión craneana que sufrió al caerse en su domicilio, informaron fuentes médicas y políticas.

Aylwin, de 97 años, cuyo mandato (1990-1994) marco la vuelta de Chile a la democracia tras la dictadura que por 17 encabezó el general Augusto Pinochet, permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica Alemana de Santiago bajo la observación de médicos especialistas.

«Se va a casa, está con muchas ganas de volver a su hogar», dijo a periodistas el senador Jorge Pizarro, presidente del partido Demócrata Cristiano, en declaraciones corroboradas luego por la Oficina de Relaciones Públicas de la clínica.

«Él nunca perdió la conciencia», aseguró el parlamentario, que añadió que de todos modos el exmandatario deberá permanecer algunos días en reposo, pues «tiene un hematoma que tiene que ser controlado».

Dirigente histórico de la Democracia Cristiana chilena, Patricio Aylwin encabezó el inicio de la transición desde la dictadura a la democracia, demostrando una gran habilidad para alcanzar acuerdos políticos que dieron estabilidad a Chile en un período complejo.

Durante su mandato Pinochet se mantenía como jefe del Ejercito y Aylwin debió afrontar dos movilizaciones de militares, denominadas «Ejercicio de enlace» (1990) y «Boinazo» (1993), con despliegue de militares en las calles.

Ambas tuvieron como denominador común una investigación judicial en la que estaba implicado Augusto Pinochet Hiriart, el hijo mayor del dictador.