Bogotá, 21 jul (EFE).- El Ejército colombiano y las FARC reiniciarán mañana su proyecto piloto de desminado humanitario en el municipio de Briceño, departamento de Antioquia (noroeste), en el que el pasado miércoles murió un soldado que realizaba esa labor, informaron fuentes oficiales.

Las actividades incluyen el desarrollo de procedimientos técnicos y operacionales, así como un plan de reentrenamiento que busca implementar medidas necesarias para garantizar este trabajo con los más altos estándares de calidad y seguridad, según un comunicado de la Dirección de Acción Integral contra Minas.

La decisión se tomó en una reunión técnica en Bogotá, en la que participaron el director de operaciones de la organización civil Ayuda Popular Noruega (APN, por sus siglas en inglés) y representantes del Batallón de Desminado Humanitario (Bides).

En ese encuentro, también estuvieron presentes el equipo de monitoreo y técnicos de la Dirección Contra Minas del Ministerio del Posconflicto.

Actualmente, el proyecto piloto avanza en su tercera fase de implementación con la cooperación en campo de tres delegados de las FARC, tres representantes del Gobierno, 39 desminadores humanitarios y la comunidad.

El trabajo de limpieza de estas áreas facilitará la movilidad de la comunidad y permitirá la restauración de sus derechos en términos de esparcimiento, acceso a vías terrestres y uso productivo de la tierra, agregó el comunicado.

El pasado 15 de julio, el soldado Wilson de Jesús Martínez Jaraba, de 37 años e integrante del Bides, “activó una mina antipersona” de manera accidental durante una inspección de estudio técnico, que le causó la muerte inmediata y lesiones a dos militares más, informó entonces el Ministerio de Defensa.

En la tarea conjunta de desminado humanitario se emplearán robots para “bajar el nivel de riesgo” y evitar la pérdida de vidas en estos trabajos, dijo hoy el secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño.

Según Londoño, “la utilización de dos robots es parte de los nuevos protocolos” que se implementarán luego del accidente que costó al vida al soldado Martínez y que obligó a hacer una pausa en el plan piloto de desminado.