Bogotá, 13 abr (EFE).- El Defensor del Pueblo de Colombia, Jorge Armando Otálora, dijo hoy que las FARC no es coherente cuando acude al Derecho Internacional Humanitario para obtener beneficios jurídicos pero utiliza a los civiles como escudos humanos.

Así lo expresó Otálora al comentar la posición de las FARC, que desde Cuba señalaron el sábado que no se les debe aplicar la justicia transicional diseñada por el Gobierno y reclaman en cambio el Protocolo II de Ginebra diseñado para casos de «enfrentamiento entre Fuerzas Armadas del Estado y fuerzas disidentes o grupos armados organizados».

«Tampoco es coherente aludir a los protocolos del Derecho Internacional Humanitario como herramienta para obtener beneficios jurídicos, cuando de otra parte, como sucedió en Ituango (Antioquia), donde según el Ejército la guerrilla utilizó a la población civil como escudo, las FARC infringen las normas internacionales de los derechos humanos», dijo Otálora.

El comandante del Ejército colombiano, general Jaime Lasprilla, dijo hoy a periodistas que en los combates de Ituango, en donde ayer murieron dos soldados y otros cinco resultaron heridos en un combate con las FARC, «los guerrilleros se metieron a las casas utilizando a la población civil como escudo».

Además, Otálora consideró que la crisis que vive la rama judicial, en particular la Corte Constitucional por un escándalo de corrupción, no puede ser argumento para que las FARC desconozca la normatividad y las instituciones colombianas.

En opinión del Defensor «no puede desconocerse el papel de la Corte en defensa de los derechos humanos, ni puede asumirse esa situación como pretexto para soslayar el Marco Jurídico para la Paz y manipular las alternativas que ofrece la justicia transicional».

Otálora reiteró su apoyo al proceso de paz del Gobierno con las FARC, «pero no comparte la intención de acomodar beneficios en detrimento de los derechos humanos».